Desde la Policía Bonaerense convocaron a movilizar en distintos puntos de la Provincia para el 11 de febrero. Pedirán mejoras salariales y laborales.

En septiembre del 2020, el Gobierno de  la provincia de Buenos Aires debió afrontar el mayor reclamo por parte de la Policía bonaerense, en su historia. En ese momento, efectivos activos y retirados junto a sus familias marcharon en diferentes puntos de la provincia para pedir una mejora salarial del 60% y una mesa de diálogo con la gobernación para mejorar su situación laboral.

Convocados por el sindicato que los nuclea, la fuerza de seguridad más grande del país marchará nuevamente este 11 de febrero, pero esta vez desde la costa argentina y esperan que la movilización se replique en varios puntos de la provincia.

Los puntos de encuentro serán en Mar del Plata y Pinamar para luego expandirse por Ituzaingó, Almirante Brown, Morón, Merlo, Quilmes, San Miguel, Azul, Malvinas Argentinas, Pilar y José C. Paz. También en Avellaneda, Lomas de Zamora y Tres de Febrero.

Además, se supo que se irán sumando efectivos de la policía en distintas localidades del interior: La Plata y Berisso, Pinamar, Villa Gesell, Mar del Plata, Necochea, Junín, Bahía Blanca, San Nicolás, Olavarría, Pehuajó y Tres Arroyos, entre otras.

Nicolás Masi, el líder del Sindicato de la Policía de la Provincia (SIPOBA) y uno de los máximos referentes de las protestas que los agentes de la fuerza provincial llevarán adelante en distintas ciudades, sostuvo esta mañana en dialogo con Infocielo: «En definitiva el reclamo que haremos se ajusta a lo que se viene pidiendo desde siempre y que luego de las últimas protestas no nos cumplieron».

«Por empezar, en cuanto a los salarios nos dieron casi un 28% de aumento en todo el 2020 cuando la inflación fue por encima de 36%. A otros gremios, salud, estatales y docentes les dieron mejores aumentos. Acá no se trata de entrar en conflicto con médicos y profesores, pero sí de nos paguen lo que creemos que nos corresponde«.

Masi también realizó un fuerte análisis de cuánto cobran los oficiales que deben defender arriesgando su vida a los y las bonaerenses: «el 50% de la fuerza está por debajo de la línea de la pobreza. El hecho de saber eso nos hace pensar que no estamos bien pagos y que eso mismo genera un riesgo para todos, los que debemos cuidar a toda la Provincia, deberíamos pensar justamente en eso, en cuidar a los ciudadanos y no en cómo llegar a fin de mes».

Vale recordar que el último reclamo de policía se dio en el marco de una imagen que generó rechazo luego de que se manifestaran en Olivos. Con respecto a eso, el sindicalista sostuvo: «Sucedió porque intervinieron políticos, que ya no tienen nada que hacer desde hace mucho tiempo, en mandar patrulleros a la residencia de Olivos. Nosotros, desde mi organización y en mi caso personal, no le faltaríamos nunca el respeto a la investidura presidencial. A mí, desde chiquito, me enseñaron a ser respetuoso de mi patria y pasa por respetar a la bandera, al escudo, a la escarapela y a las investiduras. En especial la del Presidente».

El reclamo de la Bonaerense

  • Equiparación de sueldos con Fuerzas de Seguridad Nacional (Gendarmería – Prefectura – PSA – PFA)
  • Aumento de las Horas CO.RE.S pudiendo realizar cada efectivo hasta 100 horas mensuales, sin que sean obligatorias, sino voluntarias.
  • Preparación física, académica y táctica para el personal operativo en cada semestre del año.
  • Posibilidad del acceso a la vivienda digna para la totalidad del personal policial.
  • Entrega de chalecos antibalas que no se encuentren vencidos.
  • Provisión y recambio de municiones en forma semestral.
  • Readecuación de destino, ofreciendo servicios en un radio no mayor a 60 kilómetros de su domicilio.
  • Creación de por lo menos dos Hospitales Policiales
  • Evaluación psicológica a todo el personal policial en forma semestral, para detectar posibles casos con tendencia al suicidio. Una vez detectado algún caso, su inmediata asistencia y tratamiento, con su correspondiente seguimiento; como así también la contención psicológica a cada efectivo después de un enfrentamiento armado.
  • Traslado de todos los detenidos alojados en Comisarías y Dependencias Policiales.
  • Reformas edilicias de las Dependencias Policiales.
  • Entrega de móviles en condiciones y que sean acordes a las zonas.
  • La libertad de elegir obra social, o que se mejoren las prestaciones de IOMA.