La tendencia a la baja mostrada por el índice de precios al consumidor no se sostendrá en junio, como consecuencia de la suba de tarifas de luz y gas, estiman especialistas. Así, la inflación de este mes se ubicaría por encima del 4,2% que mostró mayo, el nivel más bajo en el último año.

La suba de tarifas de gas y electricidad anunciada le pondría un piso de 1% al costo de vida.

Con el fin de reducir el gasto en subsidios, para junio se dispuso una quita de subsidios en los servicios energéticos para comercios, industrias y usuarios residenciales. Las subas llegarán hasta el 20% en el caso del gas y del 95% en el de la electricidad.

Los incrementos además será mayores para quienes consuman más energía.

Las tarifas tienen una participación cada vez mayor en el gasto de hogares, que sufren una fuerte pérdida de poder adquisitivo, que explica el escenario de recesión.

Las subas de tarifas aportarán un punto de inflación en junio y preocupa la caída del poder adquisitivo

La economía argentina caerá este año un 3,5%, según coinciden consultoras y organismo internacionales como el Banco Mundial.

Además, encuestadores comenzaron a notar que la preocupación de la gente va pasando de la inflación a la sostenibilidad del empleo.

La pérdida de puestos de trabajo, que superó los 120 mil empleos en el primer cuatrimestre, podría agravarse en los próximos meses.

Se estima que el Estado aportará subsidios por unos US$ 6.500 millones este año, muy por debajo de los casi US$ 9.700 millones de 2023.

Los subsidios a la energía en 2024 bajarán por la caída de los precios internacionales del GNL y el aumento en la capacidad de transporte de gas natural desde la cuenca neuquina, que redujo el costo de suministro.