El presidente Alberto Fernández expresó hoy su «preocupación» porque el Poder Judicial no implementó todavía la Ley Micaela obligatoria en materia de género para el Estado.

El presidente Alberto Fernández encabezó este mediodía, desde la residencia de Olivos, la presentación del programa Acompañar, el cual brindará acompañamiento integral y asistencia económica a personas en situación de riesgo por violencia de género en todo el país.

Allí, el mandatario expresó: «no podemos tolerar que en el siglo XXI la desigualdad se manifieste en gestos de violencia y maltrato». Fernández estuvo acompañado por la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; el ministro de Interior, Eduardo de Pedro; y la directora ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta

Durante el anuncio del Programa, el Jefe de Estado enfatizó: «veo con preocupación que dos de los tres poderes (del Estado) han avanzado en implementar esa ley», en referencia a la demora por parte de la Justicia, en la implementación y capacitación en el Estado sobre la Ley Micaela.

Fernández aseguró que le pidió «al presidente de la Corte (Carlos Rosenkrantz) que se ocupe de tratar el tema y lamentablemente» recibió «silencio», al tiempo que sostuvo que «es importante» que el Poder Judicial «entienda el problema, porque ellos van a juzgar a los victimarios».

«Y si no entienden la dimensión de esto y no quieren asumir la necesidad de deconstruirse, entonces estamos en un problema», remarcó el mandatario en su crítica por la falta de implementación de la ley que establece la capacitación obligatoria en materia de género para los funcionarios públicos de los tres poderes.

El Presidente Alberto Fernández y el reclamo a la Corte para implementar la Ley Micaela

El programa Acompañar que puso en marcha Alberto Fernández  apunta a asistir a las personas que se encuentren en riesgo por violencia de género con una ayuda equivalente al salario mínimo, vital y móvil por un período de seis meses consecutivos, para lo cual contará con una inversión de casi 4.500 millones de pesos.

 Al respecto, el presidente sostuvo que «una mujer que es violentada, agredida, maltratada, injuriada, difamada, humillada por el hombre que la acompaña, es una mujer que necesita reconstruir un espacio para volver a vivir» y «dejar de depender de quien muchas veces mantiene ese lugar».

 «Lo que estamos haciendo es liberar de esos carceleros violentos a esas mujeres y darles la oportunidad de empezar otra vez, con la ayuda del Estado», remarcó Fernández, y agregó: «volvimos para ser mejores y volvimos para ponernos en el lugar de la mujer. Volvimos para ser mujeres y entender lo que le pasa a las mujeres«.

Del acto participaron también por videoconferencia los gobernadores de Río Negro, Arabela Carreras; de Buenos Aires, Axel Kicillof; de Chaco, Jorge Capitanich, y de Santa Fe, Omar Perotti, que firmaron la adhesión al programa cuya implementación será coordinada por el Minsiterio de las Mujeres y la Anses.