El ministro de Educación, Nicolás Trotta, presentó el protocolo que deberán cumplir las escuelas para su regreso, además resaltó que la prioridad son los egresados de primaria y secundaria

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, presentó en una conferencia el protocolo que deben tener en cuenta las escuelas para su reapertura luego de la cuarentena. En ese sentido destacó que las mismas «son cumplibles para la realidad argentina, no se está planteando nada imposible»

«Hoy a fines de junio, hay muchas escuelas que no están en condiciones de cumplir los protocolos, se van a tener que readecuar y las provincias están a la cabeza para hacerlos cumplir», explicó el ministro en la conferencia de prensa. Asimismo resaltó que la prioridad es que regresen primero aquellos alumnos que deban terminar el primario y el secundario, y luego se incorporarán los demás grados, pero que eso «lo van a definir nuestros protocolos, no los directores de las escuelas»

«Los directores se van a tener que adecuar a la realidad de la infraestructura edilicia de su escuela para decidir si cada grado o año se divide en dos o tres grupos o que metodología se establece para asegurar el distanciamiento en los recreos«, enfatizó Trotta

En ese sentido, Diego Golombek, director del Instituto Nacional de Educación Técnica (INET), explicó que «habrá recreos, sólo que puede haber menos porque se reducirá el horario escolar«. Además añadió que «en estos protocolos básicos agregamos que no puede haber superposición de grados en los recreos y algunos chicos de un grupo saldrán primero y otros se quedarán en el aula»

A su vez, Golombek explicó que «como habrá una reducción obligada del horario de clases, habrá menos chicos por grado y eso generará que haya alternativas a debatir en cuanto al transporte, porque estamos viendo cuándo es el horario más conveniente para evitar aglomeraciones».

«Analizamos que se entre más tarde a la escuela en función de coordinar el transporte y si el grado se divide en dos o tres grupos los chicos van a ir menos días a la escuela con lo cual se evitaría esa hora pico», aseguró Golombek.

Por otro lado, los comedores escolares «van a continuar por un tiempo para primero asegurar la entrega de bolsones de comida a las familias y después hay que tomar todas las medidas de seguridad necesarias para que los chicos que van a comer a la escuela lo puedan hacer»

El ministro, Trotta, en tanto, resaltó que los recreos «serán distintos, los niños van a tener que crear nuevas maneras de vincularse o pensarse, van ser otros recreos, nuevos juegos y espacios de encuentros distintos a los recreos que había en marzo»

En qué consiste el protocolo:

La propuesta consiste de dos instancias, la primera es antes de abrir las puertas, el abastecimiento para que las instituciones escolares cuenten las condiciones sanitarias necesarias. La segunda establece el accionar de las escuelas cuando ya se encuentren en funcionamiento

Protocolo antes de abrir las puertas:

– Capacitar a todo el personal docente y no docente, así como preparar a las familias a través de una campaña en las cuestiones sanitarias básicas relacionadas con COVID-19 y la reapertura de las aulas;

– Articular a las escuelas con el sistema local de atención de salud;

– Desarrollar un plan de mantenimiento preventivo de las instalaciones;

– Asegurarse de contar con los insumos necesarios (elementos, materiales, equipamiento, mobiliario) según protocolo vigente;

– Debe asegurarse el acceso a agua potable, jabón, toallas de papel descartables y cestos de basura;

– Se debe garantizar provisión de alcohol en gel, o alcohol 70°, en todas las instalaciones;

– Adecuar las aulas y espacios comunes para lograr el distanciamiento físico necesario;

– Determinar la cantidad y disposición de estudiantes y la alternancia horaria y diaria para la asistencia;

– Colocar la señalética adecuada.

Una vez abiertas las puertas:

– Establecer protocolos de ingreso y egreso de los establecimientos;

– Diseñar protocolos de uso de transporte público y escolar escalonado y que aseguren las condiciones sanitarias básicas para el traslado;

– Mantener en todo momento el distanciamiento social de 2 metros; en recintos con los alumnos sentados -con tapabocas- será de 1,5 metros para nivel primario en adelante;

– Cumplir con los protocolos sanitarios ante la confirmación de un caso o de un contacto estrecho con caso confirmado de cualquier persona que haya estado en el establecimiento educativo;

– Desarrollar estrategias para que quienes no puedan asistir a la escuela en las instancias presenciales puedan continuarlas en condiciones de mayor equidad posible de manera virtual;

– Será obligatorio el uso correcto de un tapabocas casero que cubra boca, nariz y mentón;

– Determinar acciones para el personal y estudiantes en condiciones de riesgo, que no puedan asistir a las instituciones, garantizando el derecho al trabajo y a la educación;

– No se realizarán eventos o reuniones dentro de los establecimientos;

– Mantener ventilación natural en todas las instalaciones;

– Realizar limpieza y desinfección constantes, especialmente en zonas de mayor contacto y circulación, y con cada cambio de turno;

– Si se detecta un caso confirmado o sospechoso se suspenderán las clases por un día para realizar desinfección exhaustiva.