A un día de su asunción como Presidente de la Nación, el futuro mandatario del Frente de Todos solicitó que fueran retiradas las rejas que cercaban la Plaza

Después de estar vallada por cuestiones de seguridad desde el año pasado, empleados del gobierno de la Ciudad desmontaron esta madrugada las rejas que dividían la histórica Plaza de Mayo a pedido del presidente electo Alberto Fernández, que mañana asume el poder. Las imágenes se hicieron virales en redes sociales.

El pedido fue realizado por Fernández al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, en una reunión que tuvieron en Puerto Madero. Durante el día de mañana, en la asunción de Fernández, habrá festejos y varias bandas brindarán recitales gratuitos para quienes asistan al cambio de mando.

«No es bueno que la plaza donde históricamente el pueblo siempre se expresó tenga rejas y que, además, las rejas sirvan, para alejarlos del que manda», declaró el futuro presidente en la última entrevista que dio a Página/12.