Durante la presentación en calle corrientes la diputada habló sobre su trayectoria intelectual y contó con la presencia de funcionarios de Cambiemos.

El elegido por Elisa para realizar la locución del evento fue el periodista Ignacio Zuleta. Ignacio es consultor político y doctor en Filosofía y Letras graduado en la Universidad Complutense de Madrid. Aprovechando la presentación del libro Lilita no dudó en usar la presentación del libro como acto de campaña. Y aseguró que eligió a Zuleta por ser un «hombre de letras», y como dice en su libro «Vida» ella es una mujer de letras, amante de la literatura y los libros.

La diputada dice «Tengo tres etapas como lectora -dice-. Primero fui autodidacta, fueron los años en que solamente leía literatura y filosofía; después hice las lecturas académicas en la Universidad Nacional del Nordeste, y por último vino mi conversión». Y destaca que para ella la obra del filósofo Michel Foucault fue crucial «Nadie se da cuenta, pero yo hago microfísica del poder». Sin embargo ella dice que su formación humanista no entra en conflicto con su fe, según ella «Mi fe ilumina mi razón». En este mismo plano asegura que el estudio de distintas religiones la ayudó a encontrar un equilibrio entre las mismas «la no violencia».

Twitter personal Elisa Carrió

«Mi mamá era profesora de literatura. Por eso hablábamos el correcto castellano en la mesa. Era todo un aprendizaje. Mi papá era un hombre que leía y que tenía que estar informado por todo. Por mi padre escuchaba las historias y por mi madre la literatura» dice en su libro de conversaciones.

En sus primeras lecturas destaca Reader Digest’s, leía también biografías de músicos, el QuijoteCorazón de Edmundo de Amicis. Que según ella fue el libro que más la emocionó.

Así mismo contó que a los 10 años de edad se quedaba leyendo hasta altas horas de la madrugada. A los 12 años aproximadamente leyó según díce «La mujer rota» de la autora feminista Simone de Beauvoir y de esta manera se inició en el existencialismo francés. En su libro confiesa «Ese existencialismo muy ateo me hizo mucho daño». «Pude desechar a Sartre cuando leíTemor y temblor, de Søren Kierkegaard» dice también. Y cuenta que antes de ingresar en la adolescencia leyó Ética a Nicómaco, de Aristóteles. Y confiesa que le hubiese gustado estudiar Filosofía y Letras pero que al momento de la elección predominó Abogacía.

Enumerando autores

Ella se auto-proclama de la Escuela de Frankfurt y dice «leí mucho a Max Horkheimer, mucho a Theodor Adorno, todo lo de Erich Fromm». La lingüística y la semiología no quedaron fuera de este diálogo ya que la diputada también contó «Después entro a la semiótica y leo a Saussure. Después Todorov, Kristeva. A los 38 años yo tenía una formación literaria y sobre todo una formación generalista.» Y se define «Soy una generalista».

Y leyó a su vez como fundadora del Instituto Hannah Arendt textos de la autora sobre «Los orígenes del totalitarismo». Y expresa que dicha autora le ayudó a entender la categoría de desaparecido. Puntualmente cuando fue profesora de la universidad y tuvo amigos y conocidos que fueron secuestrados en la dictadura.

Carrió a su vez cuenta sobre su cariño por la literatura y la poesía enumerano la cantidad de autores leyó de esa área. Desde poetas como Quevedo y Góngora, santa Teresa de Ávila y san Juan de la Cruz, Juan Ramón Jiménez y Federico García Lorca. Hasta filósofos como Nikolái Berdiáyev y Kierkegaard. Destacando también su lectura sobre Borges que dice preferir su poética por sobre su narrativa. Y lo relaciona a su vez con el filosofo Michele Foucault «Vos ves libros como los de Foucault en Las palabras y las cosas que empiezan con un poema de Borges, una clasificación de Borges.» Y que para ella Borges «Es un autor para intelectuales«.

Tambén menciona entre sus lecturas a los autores Karl Jaspers, Edith Stein, el sociólogo Wax Weber, John Stuart Mill. Del cual dice «Cuando leo Sobre la libertad, ya me hago republicana liberal de izquierda». Y también menciona a Edipo rey y Antígona.

Y dice lapidariamente sobre los políticos actuales les falta lectura «Cayó mucho. Es como si se hubiera tirado desde el Obelisco», lo que nos recuerda a su respectivo compañero de fórmula. Finalmente declara de manera jocosa «Ojo que también leo Gente y ¡ Hola! -dice a este diario-. La frivolidad y la profundidad tienen que convivir». Y advierte que «El enemigo actual es el lobby de los armamentos, que viene de la mano de los Trump y los Bolsonaro. Hay que desarmar a las sociedades». un discurso contradictorio sabiendo que en el gabinete al que ella pertenece se encuentra la Ministra Patricia Bullrich. Y no hace falta mencionar su postura en cuanto a esta problemática, y mucho menos su respaldo a la violencia institucional.