La artrosis es la forma más común de artritis y afecta a millones de personas en todo el mundo.

Se produce cuando el cartílago protector que amortigua los extremos de los huesos se desgasta con el tiempo.
Aunque la artrosis puede dañar cualquier articulación, el trastorno afecta más comúnmente a las articulaciones de las manos, las rodillas, las caderas y la columna vertebral.
Los síntomas de la artrosis generalmente se pueden controlar, aunque el daño a las articulaciones no se puede revertir. Mantenerse activo, mantener un peso saludable y algunos tratamientos pueden retrasar el avance de la enfermedad y ayudar a mejorar el dolor y la función de las articulaciones.

Síntomas

Osteoartritis(daño a las articulaciones)
Los síntomas de la artrosis con frecuencia se desarrollan con lentitud y empeoran con el tiempo. Los signos y síntomas de la artrosis incluyen los siguientes:
Dolor – Rigidez – Sensibilidad – Pérdida de flexibilidad – Sensación chirriante – Osteofitos – Hinchazón

Causas

La artrosis se produce cuando el cartílago que amortigua los extremos de los huesos de las articulaciones se deteriora gradualmente. El cartílago es un tejido firme y resbaladizo que permite un movimiento articular prácticamente sin fricción. Eventualmente, si el cartílago se desgasta por completo, el hueso se rozará con el hueso.
A menudo se habla de la artrosis como una enfermedad de «desgaste». Pero además de la descomposición del cartílago, la osteoartritis afecta a toda la articulación. Provoca cambios en el hueso y el deterioro de los tejidos conectivos que mantienen unida la articulación y que unen el músculo al hueso. También provoca la inflamación del revestimiento de la articulación.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar su riesgo de artrosis incluyen los siguientes:
Edad avanzada – Sexo (Las mujeres son más propensas a padecer artrosis, aunque no está claro por qué) – Obesidad – Lesiones articulares – Tensión repetida en la articulación – La genética – Deformidades óseas – Ciertas enfermedades metabólicas (Estas incluyen diabetes y una afección en la cual su cuerpo tiene demasiado hierro -hemocromatosis-)

Complicaciones

La artrosis es una enfermedad degenerativa que empeora con el tiempo y que a menudo produce dolor crónico. El dolor y la rigidez en las articulaciones pueden llegar a ser lo suficientemente intensos como para dificultar las tareas diarias.
Como consecuencia del dolor e impedimento de la artrosis, pueden aparecer depresión y trastornos del sueño.

Diagnóstico

Osteoartritis(daño a las articulaciones)
Durante el examen físico, el médico revisará la articulación afectada para detectar sensibilidad, inflamación, enrojecimiento y flexibilidad.
Para obtener imágenes de la articulación afectada, el médico podría recomendarte lo siguiente:
Radiografías – Imágenes por resonancia magnética (RM) – Análisis de sangre – Análisis del líquido sinovial

Tratamiento

La artrosis no se puede revertir, pero los tratamientos pueden reducir el dolor y ayudarte a moverte mejor.
Medicamentos
Algunos de los medicamentos que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la artrosis, principalmente el dolor, son los siguientes:
Paracetamol – Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) – Duloxetina
Terapia

Fisioterapia – Terapia ocupacional
Cirugía y otros procedimientos
Si los tratamientos conservadores no te ayudan, puedes tener en cuenta procedimientos como los siguientes:
Inyecciones de cortisona – Inyecciones para lubricación – Realineación de huesos – Reemplazo articular – Cremas para la artritis – Opioides y artritis – Cirugía de reemplazo de codo

Estilo de vida

Osteoartritis(daño a las articulaciones)
Obtén toda la información que puedas sobre tu afección y sobre cómo controlarla, especialmente sobre la forma en que los cambios en el estilo de vida pueden afectar los síntomas. Hacer ejercicio y perder peso si tienes sobrepeso son formas importantes de disminuir el dolor y la rigidez articular de la artrosis.
Haz ejercicio – Baja de peso
Estas son otras cosas que puedes probar:
Terapias de movimiento – Calor y frío – Capsaicina – Aparatos ortopédicos o plantillas de zapatos – Dispositivos de asistencia – Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea
Medicina alternativa
Los tratamientos de medicina complementaria y alternativa que se han mostrado prometedores para la osteoartritis incluyen:
Acupuntura – Glucosamina y condroitina – Insaponificables de aguacate y soja – Ácidos grasos omega 3
Habla con tu médico acerca de los suplementos que estás considerando tomar.

Consultar con un médico

Pide una consulta con el médico si experimentas dolor o rigidez persistente en las articulaciones, quien podrá remitirte a un médico que se especialice en trastornos articulares (reumatólogo) o cirugía ortopédica.