El trastorno de apetito desenfrenado es un trastorno grave de la alimentación en el que sueles consumir cantidades extraordinariamente grandes de alimentos y te sientes incapaz de parar de comer. Casi todos comemos de más en algunas ocasiones, por ejemplo, cuando nos servimos una segunda o una tercera porción de una comida durante las fiestas. Sin embargo, para algunas personas, comer de manera excesiva con la sensación de que se pierde el control y que esto se vuelva algo habitual pasa a ser un trastorno de apetito desenfrenado. Cuando tienes el trastorno de apetito desenfrenado, puedes sentirte avergonzado por comer en exceso y prometer que vas a dejar de hacerlo. No obstante, sientes una compulsión tan fuerte que no puedes resistir la necesidad y continúas comiendo en exceso. Si padeces el trastorno de apetito desenfrenado, el tratamiento puede ser de ayuda.
Síntomas

La mayoría de las personas con trastorno por atracones tienen sobrepeso o son obesas, pero tú puedes tener un peso normal. Los signos y síntomas conductuales y emocionales del trastorno por atracones incluyen los siguientes:
Comer cantidades inusualmente grandes de comida en un tiempo determinado, por ejemplo, durante un período de dos horas – Sentir que la conducta alimenticia está fuera de control – Comer incluso cuando estás lleno o no tienes hambre – Comer con rapidez durante los episodios de atracones – Comer hasta que estás demasiado lleno – Comer solo o a escondidas con frecuencia – Sentirte deprimido, enojado, avergonzado, culpable o molesto por tus hábitos alimentarios – Hacer dietas con frecuencia, posiblemente sin bajar de peso.
A diferencia de una persona con bulimia, después de un atracón, no sueles vomitar, usar laxantes ni hacer ejercicios físicos en exceso para compensar las calorías adicionales que comiste. Puedes intentar hacer una dieta o comer las comidas habituales. Sin embargo, restringir tu alimentación puede llevarte a más atracones.
La gravedad del trastorno por atracones se determina a través de la frecuencia de los episodios durante una semana.

Causas
Se desconocen las causas del trastorno por atracones y purgas. Sin embargo, la genética, los factores biológicos, las dietas prolongadas y los problemas psicológicos aumentan tu riesgo.
Factores de riesgo
El trastorno de apetito desenfrenado es más común en mujeres que en hombres. Si bien el trastorno de apetito desenfrenado puede presentarse a cualquier edad, por lo general comienza en los últimos años de la adolescencia o poco después de cumplir los 20.

Complicaciones
Es posible que tengas problemas psicológicos o físicos relacionados con el apetito desenfrenado.

Prevención
Si bien no hay una manera segura de evitar el trastorno de apetito desenfrenado, si tienes síntomas de comer en exceso, busca ayuda profesional. El médico puede aconsejarte sobre dónde obtener ayuda.
Si piensas que un amigo o ser querido tiene un problema de apetito desenfrenado, trata de orientarlo hacia una conducta alimentaria más saludable y a obtener tratamiento profesional antes de que la situación empeore. Si tienes hijos, haz lo siguiente:
Fomenta y refuerza una imagen corporal saludable, independientemente de su figura o tamaño
Habla con el médico de tu hijo, quien está en una buena posición para identificar indicadores tempranos de un trastorno de la alimentación y ayudar a evitar su desarrollo
Diagnóstico

Para diagnosticar el trastorno de apetito desenfrenado, es posible que el médico de cabecera recomiende una evaluación psicológica, incluida una discusión sobre tus hábitos alimenticios.
El médico también puede solicitar otras pruebas para verificar si hay consecuencias en la salud debido al trastorno de apetito desenfrenado, como colesterol alto, presión arterial alta, problemas cardíacos, ERGE y algunos trastornos respiratorios relacionados con el sueño. Estas pueden incluir las siguientes:
Un examen físico – Análisis de sangre y orina – Una consulta en un centro de trastornos del sueño – Análisis de orina

Tratamiento
Los objetivos del tratamiento del trastorno de apetito desenfrenado son reducir los atracones y lograr hábitos de alimentación saludables. Debido a que los atracones pueden estar muy entrelazados con la vergüenza, la mala imagen de sí mismo y otras emociones negativas, el tratamiento también puede enfocarse en estos temas y en cualquier otro problema de la salud mental, como la depresión. Al obtener ayuda para tratar el apetito desenfrenado, también puedes aprender cómo sentir que tienes más control sobre tu alimentación.
Psicoterapia
Ya sea en sesiones individuales o grupales, la psicoterapia (también denominada terapia conversacional) puede ayudarte a cambiar los hábitos poco saludables por hábitos saludables y a reducir los episodios de atracones. Los ejemplos de psicoterapia incluyen:
Terapia cognitivo-conductual – Terapia interpersonal – Terapia dialéctica conductual
Medicamentos

Hay tipos de medicamentos que pueden ayudar a reducir los síntomas. Estos son algunos ejemplos:
Topiramato,un anticonvulsivo – Antidepresivos
Aunque estos medicamentos pueden ser útiles para controlar los episodios de alimentación desenfrenada, quizás no tengan efectos sobre la reducción del peso.
Medidas de cuidado personal

Medicina alternativa
Las personas con trastornos alimentarios pueden abusar de la mayoría de los suplementos dietarios y los productos a base de hierbas diseñados para disminuir el apetito o ayudar a bajar de peso, que suelen ser ineficaces. Recuerda que natural no siempre significa seguro. Los suplementos o las hierbas para bajar de peso pueden tener efectos secundarios graves e interactuar de forma peligrosa con otros medicamentos.
Si optas por suplementos o hierbas dietarias, habla sobre los riesgos potenciales con tu médico.
Consultar con un médico
Si tienes síntomas de trastorno de apetito desenfrenado, busca atención médica lo más rápido posible. Los problemas del apetito desenfrenado pueden variar desde algo temporal a una situación recurrente, e incluso pueden persistir durante años si no se obtiene tratamiento.
Es posible que el tratamiento del trastorno de apetito desenfrenado involucre un enfoque de equipo que incluya médicos y otros profesionales de la salud mental y nutricionistas con experiencia en trastornos de la alimentación.