La organización Amnistía Internacional elaboró un informe que arroja datos escalofriantes acerca de la violencia policial en Argentina durante la cuarentena, y aconseja al gobierno nacional tomar medidas al respecto.

En el día de ayer, la organización de derechos humanos Amnistía Internacional publicó un informe acerca de la violencia policial en Argentina, señalando más de 30 casos de violencia institucional en el país durante la cuarentena y advirtiendo al Gobierno nacional la urgencia de tomar medidas contra ella.

En el informe, se señala el «uso excesivo de la fuerza» que viene ocurriendo durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio en Argentina. Entre los casos que se destacan se encuentran «el asesinato de Luis Espinoza en Tucumán, la violencia desatada contra la comunidad Qom en Chaco y la desaparición de Facundo Astudillo Castro en Buenos Aires», hechos que «revelan la necesidad de una profunda reforma para el sistema de actuación y control de las fuerzas de seguridad«.

La organización internacional se mostró especialmente preocupada por el hecho de que la mayoría de los casos de violencia policial «se produjeron en contextos de vulnerabilidad y/o pobreza», y señaló la importancia de que el «ejercicio de las facultades de control de las fuerzas de seguridad» no se convierta en un «ensañamiento» contra «personas o grupos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad social».

La directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, Mariela Belski, hizo énfasis en que «a pesar de la excepcionalidad que impone el contexto, la actuación de las fuerzas siempre deben darse en el marco del respeto absoluto a los derechos humanos y debe estar acompañada de una debida rendición de cuentas«.

Un informe de Amnistía Internacional advierte sobre más de 30 casos de violencia policial en Argentina durante el aislamiento
Luis Espinoza, asesinado a manos de la policía tucumana: otra de las víctimas de la violencia policial en Argentina.

El informe de Amnistía también señala que «si bien en muchos de los episodios los poderes ejecutivos dispusieron medidas para separar a los efectivos involucrados, es imperioso que se lleven adelante investigaciones efectivas e imparciales» y enfatizó en que es urgente sancionar «a los responsables de violencia estatal».

«El Estado es responsable de garantizar que el uso de la fuerza solo será utilizado como último recurso y con estricto apego a los estándares internacionales y el respeto de los derechos humanos«, reza el documento. Y continúa: «el control, monitoreo, la capacitación y la rendición de cuentas de las fuerzas de seguridad respetuosa de los derechos humanos continúa siendo una deuda pendiente en Argentina«.

Es por eso que la organización hace un llamado especial «a las autoridades nacionales y provinciales» para trabajar en conjunto en una sólida «estrategia de seguridad integral y con perspectiva de derechos humanos que evite que estos casos continúen repitiéndose en el país«.

El informe completo está disponible para ser leído online ingresando en el siguiente link: https://amnistia.org.ar/amnistia-internacional-relevo-mas-de-30-casos-violencia-institucional-en-argentina/