Así lo dispuso la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) en el día de hoy a través del Boletín Oficial

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió este viernes  a través de su publicación en el Boletín Oficial, el uso, la comercialización y la distribución de un equipo de depilación láser luego de provocar quemaduras de segundo grado en varias personas.

Bajo la Disposición 1839/2021, la ANMAT dispuso: «Prohíbese el uso, la comercialización y la distribución en todo el territorio nacional, hasta tanto obtenga las autorizaciones sanitarias correspondientes, del ‘equipo de depilación Laser Speed Titanium’ por carecer de autorización de funcionamiento».

La investigación que culminó con la prohibición se origino cuando la Dirección de Evaluación y Gestión de Monitoreo de Productos para la Salud recibió una denuncia por parte de un usuario en la que manifestó haber concurrido a una sesión de depilación definitiva y resulto con quemaduras de segundo grado. 

De acuerdo a la denuncia del damnificado «el tratamiento fue realizado en el domicilio de la calle Fitz Roy N° 5674, casas de Santa María, Dique Lujan, Partido de Tigre, provincia de Buenos Aires» y el equipo utilizado, el mismo se trata de un equipo denominado «SPEED ICE TITANUIM».

Frente a esta situación, «personal de esa Dirección realizó una búsqueda en la web donde pudo constatar que la firma “DERMILASER” y “delta BA” ofrecían en su página de internet y redes sociales tratamiento con el equipo de referencia” y que el producto se describe como: “LASER SPEED ICE TITANIUM 2019, tecnología trío para depilación definitiva: 755 nm + 808 nm + 1064 nm”, tecnología de diodo trío».

 La ANMAT, por su parte informó: «de acuerdo con la documentación a la que se puede acceder en el marco del trabajo remoto por la pandemia Covid- 19, que el producto Speed Ice Titanium no se encuentra inscripto en el Registro Nacional de Productores y Productos de Tecnología Médica (RPPTM) y carecen de las debidas autorizaciones sanitarias, por lo que se desconoce su seguridad y eficacia.