Se confirmaron 8 muertos y 125 heridos en la represión en Cochabamba mientras manifestantes del pueblo Boliviano marchaban a favor de Evo Morales

La presión social en Bolivia crece día a día a pesar del blindaje mediático, pero no se logra tapar del todo las repercusiones que está causando el Golpe de Estado en el país vecino. Los datos oficiales ya arrojan un total de 8 muertos, además el representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, confirmó que hay 125 heridos y un total de 110 detenidos.

Según denuncian esta fue la represión más violenta desde la salida del gobierno del presidente Evo Morales. Los medios que se encontraban en el lugar aseguraron que los cocaleros marchaban pacíficamente cuando la policía comenzó a reprimir. Los efectivos comenzaron a tirar gases lagrimógenos y disparos.

Desde la policía dijeron que los manifestantes realizaban disturbios y afirmaron que muchos de ellos estaban armados. En estas horas se viralizó un fuerte video en el cual una madre llora desconsoladamente por su hijo que yacía muerto en el suelo.

Posteriormente los manifestantes y familiares de las víctimas se reunieron en donde había sido la represión al grito de «¡Guerra civil, ahora!». Mientras tanto desde su asilo político en México, Evo se manifestó en contra del violento ataque: «Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba»

Artículo relacionado

https://www.newsdigitales.com/inhouse-acceso/ya-hay-cinco-muertos-en-cochabamba-por-un-violento-enfrentamiento-entre-cocaleros-y-la-policia/

Según los presentes la violencia policial se desplegó cuando la multitud, entre ellos cocaleros, intentaron pasar por un puesto de control militar. Varias personas que estaban presentes aseguraron que vieron varios cadáveres de manifestantes y personas que fueron trasladadas a hospitales por las heridas.

Las fuertes imágenes de los familiares de las víctimas fatales de la brutal represión llenaron las redes sociales. El viernes por la noche realizaron una vigilia en donde velaron a las víctimas de Sacaba. Una de las mujeres lloraba sobre un ataúd y repetía: «¿Esto es democracia? Así matando como si fuera cualquier cosa»