Tras la polémica del retorno de «Divorciados con hijos», es decir, la sitcom «casados con hijos», Luis Ventura analiza los detalles de la interna

No es común que en esta época desértica de teatros y boleterías, que un productor artístico recaude 300 millones de pesos por vender por anticipado 33 funciones, sin que siquiera esté confirmado el elenco y el libro de una obra que se reprogramó para el verano que viene. Estoy hablando de la versión teatral que iba a estrenar la “sitcom” de Telefé, “Casados con hijos” que durante mucho tiempo factura y factura a niveles de rating y publicidades.

Pero lo que se estaba presentando como un gran éxito a los cuatro vientos, ha entrado en un cono de conflicto que plantea una verdadera guerra de intereses entre la polémica actriz Erica Rivas, y el dueño de la productora Gustavo Yanquelevich que motorizaba el proyecto de “Casados…” para junio próximo en el Teatro Gran Rex, que tiene una capacidad de 3.341 espectadores y es el más grande de la Avenida Corrientes, como así también su luminosa marquesina.

Pero la pandemia y el desganado interés de la actriz para completar la comedia de 6 personajes fueron debilitando la fluidez en las negociaciones con Gustavo Yanquevich que tiene en su foja logros, títulos como “Amigos son los amigos”, “¡Hola, Pá!”, “Cabaret” y “La pulga en la oreja”, amén de su rol como gerente de programación de Telefé durante muchos años. La cuestión fue que “Casados con hijos” se reprogramó para fin de año y en ese interés Erica Rivas confirmó de palabra que iba a estar pero jamás firmó su contrato.

Con Yanquelevich firmaron Guillermo Francella, Florencia Peña, Luisana y Darío Lopilatto y Marcelo De Bellis pero nunca Rivas. Fue por eso que a principios de diciembre de 2019 se lanzaron a la venta las primeras entradas para el Grand Rex con la foto de los que interpretan a la familia Argento. Hablo de Francella, Peña y los Lopilatto que estaban confirmados. Esto ocurrió entre el 2 y el 12 diciembre que fue el día en el que Erica aceptó verbalmente que formaría parte de la temporada.

La foto en la marquesina

Fue allí donde a la foto de la marquesina y las puertas de la sala, sumaron los personajes de Erica Rivas y Marcello De Bellis. Pero ocurrió que ella jamás se acercó o se preocupó por labrar su rúbrica al contrato, dejando plantados a productores y a sus compañeros que grabaron las promociones radiales vendiendo el espectáculo y siempre argumentó evasivas y excusas para no consumar el vínculo de un espectáculo donde el personaje de María Elena Fucceneco jamás quedaría contratada para el libro argumental que había sido escrito.

Las entradas para “Casados con hijos” o si prefiere “Divorciados con hijos” se cotizaron a 1.000 pesos las más populares y a 3.400 pesos las más caras, cuando en el mercado negro de la reventa se llegaron a comprar entradas a más de 5.000 el ticket.

Ya cansados de la falta de confirmación de Erica, con quien solo se pudo hablar por teléfono 3 veces, el 13 de marzo último, la productora de la obra decidió olvidarse de Rivas y la sacó de la gráfica de la marquesina y las puertas de la sala y mandaron a reescribir el libro de un espectáculo que no contará a Erica en la encarnación de la vecina María Elena Fuseneco.

Ante esta drástica decisión de la productora, la actriz emitió un comunicado diciendo que la habían echado de “Casados con hijos” y que la habían dejado sin trabajo cuando ella había arreglado condiciones para actuar. Al repasar la situación queda claro que si no hay una renegociación de la situación, Rivas reclamará en breve el uso de su imagen y el personaje que encarna en televisión, y el final no sería otro que los tribunales laborales, por una suma que seguramente no será menor en función de los 300 millones de pesos ya recaudados. Los “casados” terminaron “divorciados con hijos” y la guerra no tardará en explotar.