El incendio ya arrasó con decenas de reservas naturales

Amazonas o «el pulmón del mundo» se encuentra ardiendo hace 16 días con un incendio imparable. Pero tampoco es un hecho casual y sería consecuencia del desarrollo de las políticas Bolsonaristas de agricultura y minería. Ya que desde enero hasta el día de hoy que se registraron 72.843 focos de incendios forestales.

Distintas ONG instalaron un Hashtag #PrayForAmazonia y difundieron gran cantidad de imágenes del incendio para inundar las redes sociales como llamado a Bolsonaro. Sin embargo lo único que recibieron del mandatario brasilero fueron chicanas de mal gusto como «Me solían llamar capitán Motosierra y ahora soy Nerón incendiando el Amazonas. Pero si es la temporada de incendio». Y también negó las estadísticas de incendios alegando a que son datos «falsos» para hacer quedar mal a Brasil ante el mundo.

Las organizaciones confirmaron que no hubo problemas en el clima, si bien es la estación seca las lluvias no variaron este año. Pero los incendios podrían deberse a la quema ilegal de terreno para la agricultura.

Amazonas es el bosque tropical más grande del mundo, en el habitan innumerables especies animales y vegetales. A su vez viven en el más de 350 comunidades indígenas y lo habitan 34 millones de personas.

Inclusive desde la nasa se tomaron imágenes del globo terráqueo en donde se ve en la zona amazónica la concentración de monóxido de carbono.

Incendio imparable en el Amazonas

En un nuevo capítulo de esta tragedia en el día de hoy Bolsonaro culpó a las ONG ambientalistas de haber causado los incendios para «llamar la atención» en contra de su gobierno.

El presidente de Brasil dijo «Sacamos dinero de las ONG. De las transferencias de fuera [para la protección de la Amazonía], el 40% iba para ONG. No tienen más. Acabamos también con las transferencias de órganos públicos [a las ONG]», y agregó «Puede estar habiendo, sí, puede, no lo estoy afirmando, una acción criminal de esos ‘oenegeros’ para llamar la atención contra mi persona, contra el gobierno de Brasil. Esa es la guerra que estamos enfrentando»