Tras el cruce de Diego Leuco con Santiago Cafiero, se disparó una polémica por un tweet que replicó el presidente Alberto Fernández en su cuenta de Twitter. Marcelo Longobardi hizo referencia al episodio y fue duro con el Jefe de Estado.

El periodista Marcelo Longobardi dialogó con el conductor Diego Leuco luego de la polémica generada entre el periodista de Telenoche y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Ambos debatieron en duros términos en torno a las motivaciones del asesinato del exsecretario de Cristina Fernández de Kirchner, Fabián Gutiérrez.

La tensión se incrementó aún más cuando tanto Cafiero como el presidente Alberto Fernández compartieron en redes sociales un video de la entrevista que editó un usuario de Twitter burlándose de Leuco mediante el agregado de sonidos y «emoticones» como puños simulando trompadas.

En este sentido, Longobardi consideró que Alberto Fernández «empieza a parecerse a aquello de lo que quiere diferenciarse, por ejemplo a Bolsonaro y a Trump, que tienen los mismos impulsos contra la prensa independiente«, dijo el periodista, en relación a que el presidente compartiera ese tweet desde su cuenta oficial de Twitter.

Longobardi contó que el periodista, que también acompaña a Jorge Lanata en la radio, le envió un mensaje sobre el tema a las 02.25 de la madrugada diciéndole que «las trompadas en este caso fueron virtuales», refiriéndose a la edición del video, en el que frente a cada respuesta de Cafiero, Leuco recibe un golpe. Longobardi recordó: «Tu padre [Alfredo Leuco] y yo hemos recibido trompadas no virtuales».

«El presidente volvió a cruzar un nuevo límite», afirmó Leuco, y Longobardi completó: «La violencia siempre empieza por las palabras, es un fenómeno históricamente comprobable».

«Esto viene de un ambiente enrarecido de antes. En algún momento se van a conocer algunos detalles, en la anterior etapa se discutió la posibilidad de meter una bomba a un periodista. No es chiste. Después apareció esta historia de perseguir periodistas bajo el argumento de que eran poco menos que espías y podían detenerlos», describió el conductor, y agregó: «Ahora aparecen estas cuestiones que vienen de hace tiempo del presidente molesto por las críticas con violencia de carácter virtual. Es un cuadro triste».

«Tanto esfuerzo que hace el presidente Fernández que en algún momentos tiene diálogos con la prensa más profesionales y más cercanos, en algún punto empieza a parecerse a aquello de lo que quiere diferenciarse, por ejemplo de Bolsonaro o de Trump, que tienen los mismos arranques y los mismos impulsos contra la prensa independiente, iguales, iguales; esto es un denominador común en los líderes mundiales de hoy en día. Me llama la atención que Fernández ingrese en este capítulo. No conocía ese aspecto del presidente«, finalizó Longobardi.