La sucursal de «Los Inmortales» de la avenida Corrientes se encuentra en una situación crítica debido a la baja actividad en el centro de la ciudad

Cerca de cumplir los 70 años de vida, la histórica pizzería «Los Inmortales» corre el riesgo de cerrar sus puertas en los próximos dos meses, si la actividad no repunta y no recibe un nueva ayuda económica para poder pagar los sueldos.

El coronavirus afectó directamente el funcionamiento del sector gastronómico del centro de la ciudad, que depende casi de manera exclusiva del funcionamiento del turismo, de la actividad en los Tribunales y del Teatro.

El local de la avenida Corrientes al igual que las otras cuatro sucursales (Lavalle, Paraná, Mendoza y Nordelta), no saben cómo hacer para pagar los sueldos a sus empleados.

“La situación es gravísima, no puedo decirlo de otra manera. Yo llevo 40 años trabajando en en Los Inmortales. Después de 2001 tuvimos problemas pero nada como esto. Es como si nos hubieran metido en un coma y estamos esperando que nos inyecten algo para resucitar. Así estamos”, confesó el encargado de la avenida Corrientes, Antonio Segovia, en una charla con Infobae.