Definir cómo continuará la cuarentena en el AMBA fue el motivo del encuentro que mantuvieron hoy Rodríguez Larreta y Kicillof.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se reunieron esta mañana para evaluar la continuidad del aislamiento social que rige por la pandemia de coronavirus en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Según trascendió, los funcionarios acordaron «seguir monitoreando hoy y mañana» la evolución de los casos para tomar junto al presidente Alberto Fernández la decisión sobre la nueva fase.

«Se compartieron situaciones sanitarias de ambos distritos y quedaron en seguir monitorizando hoy y mañana», sostuvieron desde el gobieno porteño. Rodríguez Larreta ratificó la continuidad del esquema de reapertura de actividades, que contempla que el lunes 3 de agosto vuelvan a funcionar comercios situados en avenidas de alto tránsito.

«Todos los que tenemos responsabilidad de gobierno, más allá de las diferencias, estamos muy preocupados por la situación que estamos atravesando, y vamos a tomar las medidas que sean necesarias», expresó anoche Kicillof durante una reunión con el comité de expertos de la provincia, y agregó que la prioridad de su gobierno «es seguir evitando la saturación del sistema de salud».

Más allá de las diferencias públicas, en el Gobierno creen que lo ideal, si no se disparan los contagios entre hoy y mañana, sería mantener la cuarentena tal como está ahora en el AMBA: no habilitar nada más, pero tampoco retroceder de fase.

«Más allá del encuentro de hoy, va a ser muy importante la reunión que el gobernador de la provincia de Buenos Aires mantendrá con los intendentes, y si no hubiera una disparada de casos, el escenario posible es mantener las cosas como están» dijo la ministra de Gobierno, Teresa García en el programa Caimi a las Seis, que se emite por AM 750.

García admitió que «la gente está harta, obviamente», pero aseguró que justamente por eso hay que explicar más que nunca los riesgos de contagio.