Dos médicos que no llegaron a recibir la vacuna murieron esta semana por coronavirus. Se trata de la dermatóloga María Rosa Fullone y del jefe de Cirugía Plástica del Hospital de Quemados, Carlos Sereday.

Dos médicos que no llegaron a ser vacunados contra el Covid-19 fallecieron esta semana tras contraer la enfermedad. Se trata de la doctora María Rosa Fullone (56), médica generalista y especialista en dermatología, y el doctor Carlos Sereday (65), jefe de Cirugía Plástica del Hospital de Quemados.

médicos muertos por covid-19

Fullone era madre de tres hijos, y hacía más de una década que tenía su propia clínica de dermatología y medicina estética en el corazón del barrio porteño de Devoto. Allí se trataban figuras de la televisión y el espectáculo como Noelia Marzol, Fabían Vena, Felipe Colombo, Iliana Calabró o Marley.

médicos muertos por covid-19

«Ella no hacía distinciones, para ella siempre un paciente, era una vida, era una familia entera, un paciente era alguien que estaban esperando en una casa ese día, y sea quien sea había que darlo todo. Ella no discriminaba por condición, al contrario la bondad es su mayor cualidad. Médica de muchas y de muchos, aquella que no tenía horarios para ayudar», publicaron sus compañeros de trabajo.

«Hoy te recordamos con tristeza y con el corazón lleno de orgullo. Fue un ejemplo de mujer, de mamá y de abuela. Hoy termino su carrera acá en la tierra y comenzó otra en el cielo, hoy le tocó a ella un merecido “FulloDaySpa”. Hoy @esteticafullone apaga sus luces un tiempito para acomodar este inmenso dolor y poder transformarlo como a ella le hubiese gustado».

Sereday, por su parte, era especialista en cirugía reparadora. Con más de 30 años de trayectoria, era miembro titular de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica (SACPER), e integrante activo de Burn Care and Reconstructive Surgery Medical Group. Además, se desempeñaba como coordinador de Cuidados de Pacientes Quemados en dos importantes prepagas.

médicos muertos por covid-19

Dos decesos que vuelven a poner a la distribución de vacunas en el centro del debate. Si bien son parte de los grupos prioritarios, en la Ciudad aún resta inmunizar a cerca del 30% del personal médico. Esto hizo que el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, reclamara otro criterio a la hora de repartir las dosis entre las jurisdicciones.

«Nación tomó la decisión de una distribución de vacunas basada en población general cuando la vacuna se aplica a grupos de riesgo, y los grupos de riesgo no son proporcionados a la población general en todas las jurisdicciones», había dicho el funcionario.