Fernán Quirós se quejó por la forma en que el Gobierno reparte las vacunas contra el Covid-19.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, cuestionó este miércoles la forma en que el Gobierno se encuentra repartiendo las vacunas contra el coronavirus y pidió discutirlo, al sostener que en la Ciudad hay mayor proporción de población de riesgo que en el resto de las jurisdicciones.

«La Nación ha tomado una decisión de distribución de vacunas basada en la población general cuando la vacuna se aplica a grupos de riesgo y, lamentablemente, los grupos de riesgo no son proporcionados a la población general en todas las jurisdicciones», dijo Quirós en conferencia de prensa.

Y agregó: «Todo el mundo sabe que la Ciudad tiene una carga de trabajadores de la Salud muy superior al promedio de la Argentina y la pirámide poblacional más envejecida que el promedio, y son los grupos mas importantes para vacunar«.

Por lo tanto, el ministro reclamó «discutir, dialogar y acordar» para «mejorar, optimizar para que todos los ciudadanos de la Argentina tengan la misma posibilidad». Esa forma de reparto de las vacunas le da a la Ciudad el 7% de las dosis que llegan al país pero, por ejemplo, tiene el 18,4% del total de los profesionales de la salud.

«Tenemos estimado y documentado a 1.200.000 porteños que cumplen criterios de grupo de riesgo. Esa es la cantidad que tenemos que vacunar y al día de hoy hemos dado una primer dosis a unas 145 mil personas, es decir que hemos alcanzado un poco más del 10% y tenemos que avanzar», precisó.

Quirós dijo que hay un «plan montado para vacunar a 25 mil personas por día, por lo que en 60 días podríamos vacunar con la primera dosis a toda la población de riesgo«. Insistió en la necesidad de avanzar en el plan de vacunación antes de que llegue la segunda ola de contagios: «Sabemos que tenemos por delante una segunda ola, sabemos que la vacunación viene lenta pero que se va a poder acelerar en las próximas semanas»

El reclamo de los docentes a ser vacunados se hizo formal este miércoles a través de una carta que los sindicatos UTE y Ctera le enviaron al Gobierno porteño. La nota, firmada por Sonia Alesso, secretaria general de Ctera, y Angélica Graciano, secretaria General de UTE Capital, pide al Gobierno de la Ciudad «que cumpla lo estipulado por el Consejo Federal de Educación en lo concerniente a la vacunación del personal docente y no docente«.

El Gobierno de la Ciudad había quedado en medio de la polémica días atrás al conocerse que había entrenado dosis de las vacunas a las prepagas para que se las aplique a sus afiliados, pero Quirós volvió a defenderlo: «El convenio que hemos firmado indica a quienes pueden vacunar y cuál es el orden de prelación, es decir a quién se vacuna primero. Y es el mismo orden que tiene el sistema público».

«Una de las exigencias que pedimos es que seamos capaces de mantener la equidad en la oferta de la vacuna. Cada obra social y prepaga nos entregaron la lista de personas asociadas con más de 80 años. Se tienen que hacer cargo de vacunar a todos ellos y nosotros le daremos la proporción de vacunas de acuerdo a la cantidad de vacunas que recibimos», contó.

Y agregó: «Si una obra social determinada tiene el 1% de los mayores de 80 años en su nómina, es responsable de vacunar ese 1% y recibe el 1% de las vacunas que nosotros recibimos. El resto queda para nuestros vacunatorios».