El ministro de Salud nacional, González García, aseguró que si no se toman medidas ahora «nos lo va a hacer tomar la propia magnitud de la tragedia»

El ministro de Salud, Ginés González García, mostró su preocupación en cuanto al avance de la pandemia, y en cuanto a la resistencia de las personas para respetar las medidas de prevención aseguró que «si no hay una conducta distinta de la gente, esto tiene un mal final«. En el mismo tono evaluó que «la situación está delicada«.

En una entrevista con el medio C5N, el titular de la cartera se manifestó en relación al avance del virus en distintas provincias donde se vieron obligadas a retroceder la fase de apertura. Así explicó que el virus «se nacionalizó desde hace tres o cuatro semanas y crece muy fuerte», y que hay «cinco o seis jurisdicciones provinciales que están al borde» del colapso sanitario, es por ese motivo «hay que tomar decisiones ahora«.

«Cuando uno mira los números puede saber lo que va a pasar. Y sin ser tremendista, lo que estamos viendo y conversando con todos los gobernadores es que hay que tomar medidas, porque si no lo hacemos ahora nos lo va a hacer tomar la propia magnitud de la tragedia». Asimismo puntualizó que «todo el sistema científico ha reaccionado extraordinariamente bien» ante la problemática, pero sin embargo completó que «mientras todo eso ocurre, si no cambiamos la conducta, nos va a ir mal«

En ese sentido, remarcó que es necesario tomar medidas urgentes ya que «si esperamos, las consecuencias van a ser mucho peores«, pero aseguró que el Estado brindó «una movilización al máximo» de los recursos humanos y materiales para enfrentar la pandemia. Es por este motivo que resaltó además que el personal de salud está afectado por el cansancio y añadió: «Desde el punto de vista del Estado y de la potencialidad, ya no nos queda mucho más por hacer porque aunque tengamos 300 respiradores para distribuir, no tenemos más personal«

En tanto, el ministro mencionó que «tradicionalmente una enfermedad de ese tipo genera anticuerpos, pero no se saben cuánto duran y tampoco si estos son útiles para una reinfección. La incertidumbre que tenemos sobre esta enfermedad es terrible. Y la única certeza que tenemos es que hasta que no tengamos la vacuna, no vamos a poder parar la pandemia«

Finalmente, cuestionó la peligrosa difusión del dióxido de cloro y alegó: «Algunos lo hacen por divertirse y otros por negocio, pero ya ha tenido consecuencias fatales en la Argentina»