El Gobierno confirmó que a partir del 8 de junio, los más de ocho millones de beneficiarios del IFE volverán a cobrar los $10.000.

Tal como anunció el Gobierno nacional, las personas que hayan percibido el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) en su primera edición volverán a cobrar el segundo bono en el mes de junio. En este marco, la titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), Fernanda Raverta, precisó que «las personas que cobraron el IFE en la primera tanda son las que van a cobrar ahora».

Lo que hay que saber para cobrarlo

No habrá que anotarse de nuevo

La funcionaria anticipó que quienes cobraron el bono de $10.000 en su primera emisión no necesitarán anotarse otra vez para cobrar el refuerzo, que el universo de beneficiarios sería el mismo que ya accedió a la primera ronda. “No hay que inscribirse, el que cobró va a volver a cobrar”, señaló Raverta.

Cronograma de pagos

Durante la primera tanda del bono, explica Raverta, fue “confuso ir a cobrar” para algunas personas, por lo que “la idea es simplificar el cronograma”. Es por eso que desde ANSES aseguraron: “Nuestra misión es que sea un cronograma prolijo, pero que sobre todas las cosas no se agolpe gente en la calle. Nuestra misión es hacerlo paulatino y ordenado”.

Según explicó la funcionaria, el cronograma de pago se pondrá en marcha el próximo lunes 8 de junio mediante el pago a aquellos receptores de la Asignación Universal por Hijo (AUH), que recibirán ambos beneficios en forma conjunta. Esta etapa se extenderá hasta el 22 de junio. Posteriormente, entre el 23 de junio y el 6 de julio, se estableció que cobrarán quienes puedan informar una Clave Bancaria Uniforme (CBU) para poder recibir el pago en una cuenta bancaria. Y luego, se comenzarán a pagar los $10.000 a aquellos beneficiarios no bancarizados.

Bancarización de los beneficiarios

Aquellos beneficiarios que no tengan la posibilidad de cobrar a través del banco, además de recibir los $10.000 tendrán asignado un CBU, para que puedan ser incluidos en el sistema en todos los sentidos. “Nuestra intención es llegar al 100% de los beneficiarios con los $10.000 y con una cuenta bancaria”, sostuvo Raverta.

Previsibilidad para evitar aglomeraciones y contagios de Covid-19

Desde la ANSES se hizo especial foco en que el cronograma debe brindar seguridad sanitaria a quienes vayan a cobrar. “Nuestra misión es que no se agolpe gente en la calle”, aseguró Raverta. Vamos a armar un cronograma inteligente”, repitió, que no genere “riesgos en materia sanitaria”. A la vez, la funcionaria recordó las dificultades que trajo en marzo para la implementación de los pagos el hecho de que la totalidad de las sucursales bancarias estuvieran cerradas.

No habrá nuevos beneficiarios

La ANSES se encargó de dejar en claro que la base de beneficiarios no se ampliará. Recordaron además que para el primer pago del IFE, procesaron la información de más de 13 millones de personas, la cual derivó en el padrón final de 8,3 millones de beneficiarios, y que el Gobierno cree haber llegado a “la enorme mayoría” de las familias que carecen de otro ingreso para enfrentar la parálisis económica de la pandemia.

Cabe recordar que el cobro del IFE les corresponde a trabajadores y trabajadoras informales o de casas particulares y a monotributistas sociales o de las categorías A y B que cumplan con los siguientes requisitos: ser argentino nativo o naturalizado y residente con una residencia legal en el país no inferior a 2 años; tener entre 18 y 65 años de edad; que el titular o su grupo familiar no tengan ingresos provenientes de una prestación de desempleo, jubilaciones, pensiones o retiros contributivos o no contributivos nacionales, provinciales, municipales o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de planes sociales nacionales, provinciales o municipales, o de salario social complementario.