El gobernador anticipó que la apertura de comercios será «sólo barrial, de cercanía, con trabajadores de la zona y para clientes de la zona».

Los intendentes le plantearon a Kicillof su necesidad de ir abriendo comercios de cercanía, de barrio y el mandatario provincial dijo hoy que irá evaluando esos pedidos distrito por distrito.

El gobernador confirmó que la apertura solo puede ser barrial. «Ni centros comerciales, ni centros comerciales a cielo abierto, ni grandes arterias. Sólo barrial supone consumo barrial, trabajo barrial”.

Venimos de un aislamiento muy fuerte que trajo resultados muy buenos. No nos tiene que ganar la ansiedad, porque podemos meter la pata muy profundamente. Todas esas voces que ‘dicen abran todo’, cuando aparezcan los contagios, no van a aparecer para decir ‘perdón me equivoqué’», dijo en una nota que ofreció hoy a Mañana Sylvestre por Radio 10.

«En el Interior de la provincia estamos con muy pocos casos, ahí hay otro régimen que tiene que ver con que no circule el virus, que no entre a donde no llegó. En ese marco de aislamiento colectivo, hay muchos protocolos en la entrada a las ciudades. En esos lugares se han permitido muchísimas actividades. Si hay algún cambio, hay que ir para atrás también”, aseguró.

Respecto del Área Metropolitana de Buenos Aires, sostuvo que “ayer fue bastante aleccionador en términos de números. En la Ciudad de Buenos Aires hubo una cantidad de casos inmensa, y en provincia 50 casos. Eso nos hace tomar conciencia del peligro que se corre. Acá el error se paga con vidas».

El mandatario anticipó que «se van a ir conociendo fábricas o empresas productivas que van a empezar a aplicar protocolos que ya venían haciendo empresas de alimentación y medicamentos, que no cerraron nunca».

Respecto del transporte público, aclaró que es sólo para actividades esenciales porque es el lugar de mayor riesgo. «Termina siendo una situación donde no se puede mantener la distancia social y pone a viajar el virus. En el GBA hay zonas con más densidad de contagio que otras”

“La semana pasada vimos en villas, asentamientos, cuando entró el virus contagió a más de 400 personas, muy rápidamente. CABA tiene una cantidad de barrios vulnerables muchísimo menor. La Provincia tiene 1800, hay que tener muchísimo cuidado».

«En la medida en que se pueda, uno pretende liberar todas las actividades, pero no más allá lo que es aconsejable. El sistema de salud de la provincia está lejos de ser comparable con el de otros lugares del mundo, entonces no quiero que nadie se haga el distraído. Por un lado está la cuestión sanitaria y al mismo tiempo, la necesidad que tenemos todos, lo difícil que es esta situación. El resultado es bueno, entonces no hay que dejarse llevar por la ansiedad y los intereses oscuros», dijo Kicillof.

«El primer punto que nosotros planteamos que no puede haber transporte para quienes no tienen actividades esenciales. Está bien, escucho a los especialistas, pero nosotros tenemos la obligación de representar y cuidar a 17 millones de personas en condiciones distintas a las de la Ciudad de Buenos Aires. Por eso no tiene que haber circulación de tránsito, no puede haber ida y vuelta de trabajadores porque vamos a dispersar el virus”, sostuvo.