Se trata de la sexta vacuna aprobada por la Organización Mundial de la Salud para combatir el coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) autorizó la vacuna china Sinopharm, el mismo fármaco que ya se aplica en la Argentina. Se trata de la sexta vacuna aprobada por la organización para la prevención del COVID-19. Los otros desarrollos que ya se encontraban autorizados son las dosis de BioNTech, las dos vacunas de AstraZeneca, las de Johnson & Johnson y las de Pfizer.

La OMS realizó inspeccciones al centro de fabricación de la vacuna Sinopharm, y a partir de allí concluyó que la misma cumple «fáciles requisitos» para su almacenamiento y distribución, por lo cual resulta «muy adecuada», principalmente para ser distribuida en lugares de bajos recursos. Se estima que la vacuna logra evitar cuadros graves de infección en un 65,45%. Argentina es uno de los países que va a producir el fármaco en los próximos meses.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es oms.jpg
Desde la OMS afirmaron que la vacuna Sinopharm es segura.

Mariângela Simão, subdirectora general de Acceso a Productos Sanitarios de la OMS, afirmó que «La adición de esta vacuna tiene el potencial de acelerar rápidamente el acceso a la vacuna Covid-19 para los países que buscan proteger a los trabajadores de la salud y las poblaciones en riesgo. Instamos al fabricante a participar en el Covax y contribuir al objetivo de una distribución de vacunas más equitativa», añadió.

Para finalizar, la ONU detalló que «no hay ninguna razón teórica para creer que la vacuna tiene un perfil de seguridad diferente en poblaciones mayores y más jóvenes», y que por lo tanto recomiendan «que los países que utilizan la vacuna en grupos de mayor edad realicen un seguimiento de la seguridad y la eficacia para que la recomendación sea más sólida».