El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, destacó la decisión que tomó el Gobierno provincial por la demora de la carga de datos.

El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, destacó la decisión que tomó el Gobierno provincial de rever el método de contar los fallecidos de coronavirus en la provincia debido a la demora que se generó, y aclaró que «no es un cambio de metodología» a nivel nacional.

Esta mañana, en conferencia de prensa, el funcionario fue consultado sobre la decisión del Ejecutivo bonaerense. «Argentina tiene un sistema nacional de vigilancia epidemiológica llamado SISA, este sistema nacional tiene una metodología laboriosa que llevan adelante efectores que cargan uno por uno los pacientes. Es un sobreesfuerzo«, explicó Quirós. «Lo que hicimos es trabajar sistemáticamente con los colaboradores, darles el soporte, acompañarlos», indicó el funcionario.

«En la provincia lo que han encontrado es una magnitud de la demora mayor al promedio y han encontrado una metodología para identificar cuál es la demora, dónde está y cuántos son«, subrayó, y destacó que «es una tarea de muy buena calidad y bien hecha«.

Además, Quirós aclaró que «no ha cambiado la metodología, sino que lo que ha hecho provincia es identificar sus demoras, sus faltantes y corregirlas».

El ministro Fernán Quirós brindando el informe diario sobre coronavirus esta mañana

El coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires  

La Ciudad de Buenos Aires reportó esta mañana 659 nuevos casos de coronavirus, manteniéndose de esta manera desde hace 9 días por debajo de los mil contagios diarios. La Capital Federal ya lleva nueve días consecutivos por debajo de los mil contagios diarios, cuando hace dos semanas su promedio se ubicaba entre los 1.100 y 1.300, según los datos informados por la cartera sanitaria porteña.

Con los 659 nuevos casos informados, la Ciudad llegó a los 123.717 infectados desde el inicio de la pandemia, de los cuales ya se recuperaron 36.033. En las últimas 24 horas se produjeron 65 fallecimientos por coronavirus, sumando un total de 3.399 muertes desde el inicio de la pandemia.

También volvió a bajar la ocupación de camas de terapia intensiva, la cual se ubica alrededor de 48 por ciento en los hospitales públicos, y disminuyó la ocupación de camas generales de hospitales públicos porteños al 35.07 por ciento, mientras que es del 20.02% el de las plazas disponibles en hospitales, hoteles y centros de resguardo para personas con cuadros leves de COVID-19.