Fernán Quirós habló sobre el dióxido de cloro y el valor que tiene y se le da al ANMAT.

Fernán Quirós, ministro de Salud porteño, se refirió a la polémica por la decisión de un juez que ordenó a una clínica aplicar dióxido de cloro, a un paciente con coronavirus, quien finalmente murió. Quirós aseguró este miércoles que «si la Anmat no aprueba el dióxido de cloro, está prohibido y no debe aplicarse a humanos en nuestro país».

«La Argentina tiene un organismo de gran prestigio, que es la Anmat, con gente muy calificada y amplia experiencia en la evaluación de nuevas tecnologías, medicamentos y vacunas. Por eso debemos comprender que más allá de lo que nosotros podamos sentir o pensar sobre que tratamientos son mas útiles que cuales en diferentes enfermedades, debemos actuar en base a las recomendaciones de la Anmat», explicó el funcionario.

Durante la habitual conferencia de prensa sobre la situación epidemiológica en la Ciudad, Quirós reiteró que el organismo nacional es quien recomienda utilizar determinado producto «en base a la evidencia científica y si ese tratamiento no está aprobado por la Anmat, está prohibido en la Argentina. Si la Anmat no aprueba el medicamento, no debe aplicarse a humanos», reiteró.

También Quirós se refirió a la complicación del comienzo de las clases presenciales ante un rebrote, y explicó que «la mayoría de los países tiene la misma mirada, la contagiosidad de los niños a los adultos es inferior a la contagiosidad promedio, pero el daño a los niños por no tener actividades presenciales es muy alto, y creemos que tenemos que empezar las clases con la mayor presencialidad posible«.

«Estamos trabajando con la ministra de Educación, Sol Acuña, para presentar de forma segura, organizada, la vuelta a clases, adaptada a la realidad epidemiológica. Pero nuestra decisión política es en iniciar las clases de manera presencial», aseguró.

Y agregó: «Mientras trabajamos para que las escuelas tengan suficiente ventilación, pero insistimos en ese concepto: esta enfermedad es difícil de predecir muchas semanas para adelante, pero el 17 lo evaluaremos y lo presentaremos a la sociedad».

Sobre el plan para aplicar las vacunas Sputnik V, Quirós manifestó que «si bien hay un debate internacional en EEUU e Inglaterra sobre cómo aplicar de manera más eficaz las vacunas que tienen ambas dosis con el mismo componente, lo que voy a decir no aplica sobre la vacuna rusa porque tiene diferentes componentes».

«Las vacunas han sido evaluadas experimentalmente en la fase 3, y se hizo de manera acelerada porque tomamos decisiones con cortes interinos, es decir no está terminada la fase, por eso digo que es poco prudente cambiar la modalidades que se ha evaluado, es preferible cumplir con los esquemas tal cual fueron investigados«, explicó el ministro.

Y aseguró: «nos confirmaron que vamos a tener el segundo componente de las 24 mil que correspondieron a la Ciudad, que son exclusivamente para trabajadores de salud«.

Las dudas del ministro en relación a la vacuna rusa Sputnik V tienen que ver, con que el Instituto Gamaleya (el Centro de Epidemiología y Microbiología a cargo de la fabricación) no realizó «una publicación técnica abierta a la comunidad en ningún ente del mundo” sobre la información de la vacuna en fase 3.

Citó el caso de Pfizer o AstraZeneca al afirmar que publicó la información técnica que avalan el componente científico de la vacuna. “Su información es pública, se ha presentado en cortes internacionales con documentos muy sintéticos que se pueden leer”, describió.

“Nosotros confiamos, por eso estamos vacunando. Somos parte de una nación y hay instituciones que tienen la capacidad técnica y la responsabilidad de supervisar los elementos. Confiamos en el Gobierno nacional”, resaltó.

“Necesitamos que Gamaleya publique la información para que todos los expertos puedan verla; pero no hay datos de ningún tipo. La confianza en la vacuna se gana publicando la información. Desde el 20 de diciembre vienen diciendo que ya se está por publicar”, reclamó.