El ensayo del suero hiperinmune se realizará en el Sanatorio Güemes de CABA. El coordinador del estudio explicó como se llevará adelante.

Con la aprobación de la ANMAT, el estudio clínico del suero equino hiperinmune -un tratamiento de los más avanzados contra la enfermedad COVID-19 que causó la pandemia actual- se sumó oficialmente a otros tratamientos en estudio en humanos que están en experimentación, como el uso de antiinflamatorios, antivirales, plasma de convalecientes y más.

El estudio clínico comenzará a realizarse está semana en el Sanatorio Güemes, luego en el Hospital General de Agudos Dr. Ignacio Pirovano, ambos de CABA, y finalmente en el Hospital Cuenca Alta – SAMIC de Cañuelas y en el Instituto Médico Platense de La Plata. Ulteriormente iniciará en más de diez hospitales y clínicas de obras sociales del área metropolitana de Buenos Aires y La Plata.

De acuerdo a Anselmo Berttetti, médico especialista en medicina Interna y en Oncología Clínica y coordinador de clínica del Sanatorio Güemes, quien está a cargo del protocolo, podrán participar del ensayo aquellos pacientes que estén diagnosticados con la enfermedad del COVID-19 y que presenten un cuadro de moderado a grave, pero que no se encuentren en terapia intensiva.

El estudio incluye la participación voluntaria de 242 pacientes adultos con enfermedad moderada a severa causada por la infección del SARS-CoV-2 confirmada por PCR, dentro de los diez días del inicio de síntomas y que requieren hospitalización. «Al momento de reclutar a los pacientes diagnosticados se debe seleccionar aquellos que sean mayor de edad y el profesional debe explicarle en qué consiste la investigación, cuáles son los potenciales beneficios del tratamiento, el alcance del mismo y los pasos a seguir», explicó Berttetti.

En este sentido, el profesional a cargo explicó que la prueba durará aproximadamente dos meses para poder tener los datos consistentes. «La finalidad es tratar de reducir el riesgo de que los pacientes evolucionen a patologías severas así como reducir la previsión de enfermedad y los días de internación de una persona con COVID-19», detalló.

«Estamos entusiasmados institucionalmente con la participación en este estudio, ya que somos un eslabón más de la cadena que busca una respuesta a la enfermedad, y tenemos mucha ilusión porque podríamos llegar a brindar una respuesta a la problemática», enfatizó el profesional.

Además, Berttotti dijo que al ser un potencial tratamiento íntegramente desarrollado en Argentina, hay mucha expectativa para ver cómo se desenvuelve en esta nueva fase.

El suero terapéutico es una inmunoterapia basada en anticuerpos policlonales equinos, obtenidos mediante la inyección de una proteína recombinante del SARS-CoV-2 en estos animales, inocua para ellos, que hace que generen gran cantidad de anticuerpos neutralizantes. Luego de la extracción del plasma –un proceso similar al que se utiliza cuando se extrae plasma de personas– estos anticuerpos se purifican y procesan, a través de un proceso biotecnológico, para obtener fragmentos de los anticuerpos con alta pureza y buen perfil de seguridad.

Este posible tratamiento para hacer frente al COVID-19 es fruto del trabajo encabezado por Inmunova y el Instituto Biológico Argentino (BIOL), con la colaboración de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán” (ANLIS), Fundación Instituto Leloir (FIL), Mabxience, CONICET, Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), Instituto de Virología “Dr. José M. Vanella” de la Universidad Nacional de Córdoba y Grupo Insud. Y cuenta con el apoyo de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación.