El Gobierno porteño admitió hoy que se generaron problemas en los centros de vacunación dispuestos en la Ciudad para que mayores de 80 años recibieran su vacuna contra el coronavirus

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta sostuvo que «los inconvenientes que surgieron en los centros de vacunación para adultos mayores de 80 años se generaron por problemas logísticos a partir de la necesidad de concentrar el operativo en tres sedes».

«Lamentamos los problemas y esperas que sufrieron los adultos mayores y sus acompañantes y pedimos disculpas. Estamos revisando el proceso de vacunación para mejorarlo. Por un lado, al hacer la estimación de los lugares de vacunación, no se ponderó de forma adecuada el hecho de que muchos adultos mayores llegan mucho tiempo antes del horario asignado y que además son acompañados por más de una persona y eso hizo que se produzcan aglomeraciones», explicó la Ciudad de Buenos Aires mediante un comunicado de prensa.

Las largas filas generaron agotamiento en quienes estaban haciendo la cola y tuvo que intervenir personal del SAME para asistir a varios adultos mayores de 80 años, que se descompensaron por la larga espera.

«Por otro lado, hay algunos procesos que es necesario ajustar (flujos de empadronamiento, zonas de espera antes y después de la vacunación, por ejemplo). Con todo, hoy todos los que se tenían que vacunar se vacunaron».

La gestión porteña precisó que para este miércoles «se van a sumar cinco nuevos centros de vacunación (La Boca, Oscoema, Club Italiano, Ferro y Centro Islámico) y se están reasignando el 25% de los turnos hacia estos centros».

«Ya se está llamando una a una a esas personas para informarles sobre el nuevo centro de vacunación que se les ha asignado. Recordamos que con el turno adjudicado la reserva de la vacuna está hecha y se garantiza que estará disponible. Como recomendación, con llegar 15 minutos antes del horario será suficiente. Y en lo posible, se pide llevar un solo acompañante», precisaron.

Asimismo, indicó que «para mejorar la atención fuera de los puntos de vacunación habrá cortes de calles, ordenamiento de las filas en función del horario asignado para cada adulto mayor, sillas disponibles y un refuerzo con más voluntarios para ayudar en la orientación».