Furor por Veneno, la historia de Cristina Ortíz

Los productores españoles Javier Calvo y Javier Ambrossi pensaron en 2018 cómo sería una serie de Cristina Ortíz, apodada «La Veneno«. En 2019 eso fue una realidad y comenzaron con los guiones, bajo el ala de Valeria Vegas, una reconocida escritora que en 2016 sacó un libro contando las memorias de la artista llamado «¡Digo! Ni puta ni santa».

En marzo de este año nació «Veneno«, pero por la pandemia del coronavirus sólo pudieron emitirse los dos primeros episodios. Luego del confinamiento estricto en España, terminaron de grabar los seis capítulos restantes, y anoche se vivió la emisión del episodio final a través de ATresPlayer Premium.

La historia basada en hechos reales gira en torno a la difícil vida de la popular Cristina, quién en 1996 fue descubierta en un ciclo nocturno mientras ejercía la prostitución, y se quedó en la televisión para dejar huella.

Una cruda realidad que habla de género, de problemas familiares, de lo hostil que es el ambiente televisivo, pero sobre todo de amor. Con una musicalización perfecta, actuaciones estelares y una producción increíble, tiene todos los condimentos para ser una de las series del año. Es importante para el mundo audiovisual ya que es la primera serie protagonizada por cuatro mujeres trans.

El rol protagónico está repartido entre todas las personas que personifican a La Veneno: Guille Márquez y Marcos Sotkovszki que le dan vida a Joselito cuando era un niño y adolescente, Jedet en su etapa de transformación, Daniela Santiago en el auge de su carrera, e Isabel Torres en su etapa más dura.

La primera temporada cuenta con ocho episodios, y no tuvo críticas negativas. La gente supo reírse y llorar con cada personaje, encariñándose en cada mítica escena. Paca La Piraña tiene otro rol clave ya que era su amiga del alma, que en la serie lo personifica ella misma. En cambio el personaje de Valeria, lo hace Lola Rodríguez. Una historia para ver, reflexionar y pensar que no todo está perdido.