El querellante Leandro Aparicio volvió a expresar que no caben dudas de que Facundo fue desaparecido y asesinado por la policía provincial de Buenos Aires, y afirmó que Berni debe responder penalmente.

Uno de los abogados de la familia de Facundo Astudillo Castro, Leandro Aparicio, dijo hoy en declaraciones radiales que la dinámica que va tomando la causa del joven es «vertiginosa», ya que «van pasando cosas todos los días», al tiempo que volvió a apuntar contra el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, al señalar que «miente» e indicar que debería «responder penalmente».

«La semana pasada tomamos audiencias testimoniales virtuales desde el hotel, eran audiencias importantísimas y reservadas», contó a Radio La Red el querellante, y volvió a expresar que «no caben dudas de que Facundo fue desaparecido y asesinado por la policía de la provincia de Buenos Aires». Aparicio insistió en que «hay testigos amenazados por la policía bonaerense y están aterrorizados», por lo que el plan es acudir a los organismos internacionales.

«Tenemos, por ahora, un señor que es ministro de Seguridad que miente en cada intervención», añadió el abogado en alusión a Berni, a quien calificó de «bocón» y «encubridor». «Para nosotros Berni también es un desaparecedor (…) no nos interesa si lo echan o no, pero creemos que Berni tiene que responder penalmente», agregó.

Finalmente, Aparicio explicó que los resultados finales de los estudios que permitirán saber en qué circunstancias murió Facundo estarán listos dentro de 45 a 60 días. También señaló que tras la incorporación de dos nuevos fiscales a la pesquisa «la causa pasará por todas las declaraciones y las pruebas que el fiscal (federal bahiense Santiago Ulpiano Martínez) no quiso hacer y ahora con los otros dos fiscales que se incorporaron se van a hacer«.

«Están procesando datos que antes se procesaron mal y se están tomando declaraciones testimoniales que nos permiten tener acreditada la participación (de la policía bonaerense). Ya tenemos un primer núcleo para detener», concluyó el letrado.