El fiscal que investiga el caso de Facundo Castro pidió que sea allanada una dependencia policial de Bahía Blanca y se secuestre un patrullero que, aparentemente, circuló por la zona en donde fueron hallados los restos óseos.

El fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez, quien investiga la desaparición de Facundo Astudillo Castro, el joven de 23 años desaparecido desde el 30 de abril, solicitó de manera urgente a la jueza María Gabriela Marrón el allanamiento de la sede de la Policía Comunal de Bahía Blanca y el secuestro de un patrullero modelo Toyota Etios asignado a esa dependencia.

El pedido del fiscal surgió a raíz de un informe que le entregó en las últimas horas la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense, el cual determinó una irregularidad de ese móvil policial tras el análisis de geolocalización de AVL.

El informe detalla que el patrullero circuló el 8 de mayo pasado, nueve días después de la desaparición de Facundo, por el mismo cangrejal en donde fueron hallados los restos óseos hace dos semanas, en la localidad bonaerense de Daniel Cerri.

«Es una zona alejada de donde debía estar. Es un indicio importante que lo sitúa en un lugar cercano al del hallazgo de los restos», reveló a Télam una fuente de la investigación.

Según el informe, el GPS del vehículo marcó que ese día estuvo detenido durante más de media hora a unos 500 metros del lugar donde fueron encontrados los restos esqueletizados el 15 de agosto pasado. El patrullero será peritado en busca de rastros de Facundo.

Durante el día de hoy tuvo lugar la autopsia a los restos encontrados, la cual arrojará resultados en alrededor de 30 días, aunque dentro de 10 ya se podrá conocer si el cuerpo pertenece a Facundo Castro o no.