Uno de los empleados de la funeraria que estuvo a cargo del velatorio y del traslado de los restos de Diego Armando Maradona pidió hoy disculpas públicas por la viralización de una fotografía junto al cuerpo del «Diez».

Se trata de Claudio Fernández, quien intentó justificar su accionar, que se viralizó rápidamente por redes sociales durante el jueves mientras Diego Armando Maradona era velado en Casa de Gobierno y luego enterrado en el cementerio «Jardín Bella Vista», en el conurbano bonaerense.

«Estábamos acomodando antes de llevarlo y mi hijo, como todo pibe, levantó el pulgar y ahí se sacó la foto. No fue intencional», explicó en declaraciones radiales el empleado, contratado por la casa de sepelios desde hace siete años y que fue desvinculado de la casa funeraria por esta situación.

«Sé que mucha gente se ha ofendido, lo ha tomado a mal, sé que molestó, me están llamando de todos lados», agregó Fernández, quien reconoció que recibió amenazas en su teléfono.

«Jamás pensé que la iban a subir o pasar a un grupo o que la viralizaran; por eso pido disculpas a todo el mundo públicamente y a Claudia, a toda la familia Maradona, a toda la gente y a la cochería, que no tiene la culpa de esto«, cerró.

El protagonista de la otra fotografía era Diego Molina, también exempleado de la casa de sepelios y a quien además Argentinos Juniors expulsó como socio del club.

Molina publicó una fotografía de él parado al lado del cajón abierto donde descansan los restos de Maradona, poniendo el pulgar de su mano izquierda para arriba y con la mano derecha sobre la frente del astro argentino.

La actitud fue condenada rápidamente a través de las redes sociales y el abogado Matías Morla fue quien publicó una foto del empleado en su cuenta oficial de Twitter. «Diego Molina es el canalla que se sacó una foto junto al féretro de Diego Maradona. Por la memoria de mi amigo no voy a descansar hasta que pague semejante aberración», indicó el letrado en su cuenta de Twitter.