El Cosecretario General de la CGT, Carlos Acuña, le respondió a Máximo Kirchner luego de las críticas que el último lanzó contra la conducción de la central sindical.

El pasado viernes, durante la sesión que se llevó adelante en la Cámara de Diputados, el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, criticó la conducción de la CGT (Confederación Gremial de Trabajadores), en particular a Héctor Daer, por haberse reunido con la cúpula empresaria agrupada en la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y haber respaldado sus demandas.

La respuesta de Acuña llegó durante una reunión del Consejo Directivo de la central obrera. «Este muchacho no laburó en su vida y nos viene a decir a nosotros cómo tenemos que manejar la CGT», disparó.

La frase trascendió a través de Clarín y otros medios, confirmando el malestar de los jerarcas sindicales. Así, la interna en el Frente de Todos volvió a emerger. De esta manera, el Cosecretario General cegetista, Carlos Acuña, mostró su bronca en una reunión a puertas cerradas del Consejo Directivo de la central obrera contra Máximo Kirchner.

 “Hicieron Zoom desde sus casas mientras les piden a los trabajadores que vayan a producir a riesgo de enfermarse y que hay que salir porque si no el país no produce”, había chicaneado Máximo Kirchner. Sarcástico, añadió: «Me parece bien y responsable que se cuiden por la edad que tienen».

En su discurso durante el tratamiento en la Cámara baja de la moratoria impositiva, el diputado citó una parte del documento suscripto por la CGT y la AEA en la que se afirma que «Argentina viene de muchas décadas de un mal desempeño económico».

«Si vamos por ahí, vamos a estar en un error. Yo le preguntaría, por ejemplo, a Héctor Daer, que me diga cuántos afiliados tenía el 25 de mayo de 2003, cuántos afiliados tenía el 10 de diciembre de 2015 y cuántos tenía el 10 de diciembre de 2019. O le preguntaría también a los otros gremios cuantos afiliados tenían y ahí vemos realmente si es tantas décadas», dijo Máximo Kirchner.

En la reunión de Consejo Directivo de la CGT que se llevó a cabo este martes en la UOCRA quedó en claro la molestia que las palabras del diputado provocaron. Se recordó que, en mayo, Máximo Kirchner había criticado el acuerdo con rebajas salariales para el personal suspendido firmado entre la multinacional Mondelez y el Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación que comanda Rodolfo Daer, hermano de Héctor Daer​.

«Es la segunda que nos hace», apuntó otro capo cegetista en la reunión. Entre algunos cegetistas asoma una molestia: que el kirchnerismo aún muestra una mayor afinidad con la CTA K que con ellos. Ante ese escenario, ​se habló de intensificar el proceso de unidad sindical entre los diferentes sectores en las que está dividida la CGT.

También se discutió que la central se siente afuera de las principales políticas del Gobierno. «Nos enteramos por los diarios», fue una de las quejas. Se habló puntualmente de la reciente sanción de la ley que busca atender la fibrosis quística, una enfermedad hereditaria que no tiene cura y requiere un tratamiento de por vida.

También se habló de la deuda que el Estado tiene con las obras sociales sindicales por la equiparación con sus caídas de recaudación. Hubo consenso en avanzar en el proceso de unidad y en reclamar a la mesa chica cegetista que informe al resto del Consejo Directivo las negociaciones que lleva adelante.

Tras el encuentro, la CGT difundió un comunicado, titulado «La recuperación económica y social debe asentarse en los principios justicialistas: Independencia Económica, Justicia Social y Desarrollo Productivo».

En el texto celebran el acuerdo con los acreedores externos y plantean su «compromiso con un desarrollo productivo que garantice el crecimiento sostenido del trabajo, aumentos reales de los salarios, disminución de la desigualdad social y la pobreza e integración regional e internacional del país defendiendo los intereses de nuestra Patria. Para ello abogamos y trabajamos para este proyecto de país que es el sueño de todos y que nos exige transitar caminos en conjunto con todos los sectores que compartan este horizonte y la labor que su construcción significa».