El presidente Alberto Fernández encabezó hoy la puesta en marcha del Hospital Bicentenario de Ituzaingó.

A través de una videoconferencia desde Olivos, el presidente Alberto Fernández encabezó este mediodía la puesta en marcha del Hospital del Bicentenario en el municipio bonaerense de Ituzaingó, que en una primera etapa funcionará para la atención exclusiva de personas con coronavirus COVID-19, disponiendo de 52 camas de internación y un plantel de 200 profesionales de la salud.

«La salud pública está sobre todas las cosas en este tiempo», afirmó el mandatario desde la residencia de Olivos, donde estuvo acompañado por el ministro de Salud, Ginés González García, y la directora ejecutiva del PAMI, Luana Volnovich.

«Me da una gran alegría estar inaugurando algo que pensó Néstor y ejecutó Cristina y a mí me toca inaugurar. Estamos pudiendo concretar el sueño de Néstor y el trabajo de Cristina», subrayó el mandatario. Y reflexionó: «Qué buena idea tuvimos al unirnos. Si eso no hubiera pasado, yo no les estaría hablando y tal vez Axel (Kicillof) no sería el gran gobernador que es».

Además, el jefe de Estado envió un mensaje a los jubilados: «Los adultos mayores parecen haberse convertido en una carga de la sociedad argentina en los últimos años. No lo son, y no es ético que lo sean. Una sociedad que calcula cómo deben vivir quienes entregaron su vida para que nosotros crezcamos es una sociedad indigna». Al respecto, prosiguió: «hoy estamos inaugurando este hospital para los adultos mayores que hoy se enferman en la Ciudad de Buenos Aires y tienen que ir a atenderse a la Provincia porque en la Ciudad no tienen más lugar. Que cada abuelo y cada abuela sepa que estamos trabajando para ellos». Y luego, afirmó: «Me declaro el mejor discípulo de Néstor Kirchner».

 «Que las cosas ocurran no es decisión de un gobernante es decisión de muchos. Como decía Néstor: necesitamos ayuda para construir la sociedad que nos merecemos».

El municipio de Ituzaingó es la región sanitaria con menor proporción de camas hospitalarias por habitante, y no cuenta con hospitales públicos en su sistema de atención médica. El Hospital del Bicentenario fue construido en la última gestión de Cristina Fernández de Kirchner, pero durante el gobierno de Mauricio Macri sufrió el vaciamiento y el descuido de sus instalaciones.

El hospital contará con 18 camas de cuidados mínimos, 28 de cuidados moderados y 6 de cuidados intensivos, además de 21 respiradores y equipamiento para las unidades de internación. Tendrá también un sistema de diagnóstico por imágenes digitalizado, un dispositivo de almacenes y de gestión de farmacia automatizada, y sectores de laboratorio, imágenes y hemoterapia.

Además, dispondrá de un plantel de 200 profesionales, entre personal de enfermería, médicos especialistas, kinesiólogos, psicólogos, trabajadores sociales y farmacéuticos; y estará gestionado de manera conjunta por PAMI, los ministerios de Salud nacional y bonaerense, y la municipalidad de Ituzaingó. 

Se proyecta que en un segundo tramo el centro de salud pase a funcionar como hospital general, de referencia para 2.500.000 vecinos de los 10 municipios bonaerenses más cercanos, y con prioridad para la atención de personas mayores.