El Presidente Alberto Fernández presentó los lineamientos del proyecto de ley junto a los once juristas que lo asesorarán.

Esta tarde, el presidente Alberto Fernández presentó el proyecto de reforma de la Justicia que unificará y duplicará los juzgados federales y designará un consejo de notables para que asesore al Poder Ejecutivo sobre el funcionamiento del sistema. La oposición no participó de la presentación por estar en total desacuerdo con esta reforma, también el presidente cuestionó el tratamiento que recibió la Justicia durante el gobierno de Mauricio Macri.

«Proponemos organizar mejor la justicia federal y superar la crisis que afecta su credibilidad y buen funcionamiento», dijo el mandatario desde la Casa Rosada. Quien estuvo acompañado por la ministra de Justicia, Marcela Losardo, y legisladores nacionales, algunos presentes y otros de manera remota.

«Es hora de poner en el escenario la cuestión judicial. Para tener un mejor Estado de Derecho, proponemos consolidar una Justicia independiente, regida por normas de transparencia y procesos con celeridad y eficiencia», señaló el Presidente.

En otra parte de la presentación el Jefe de Estado afirmo que durante el gobierno de Mauricio Macri, “el cuestionamiento a jueces que se mostraron independientes se volvió cotidiano” .“ La arbitrariedad procesal fue ganando en desmedro de las normas”, subrayó Fernández en la Casa Rosada.

El proyecto

«En primer término, el proyecto crea la Justicia Federal Penal con asiento en esta Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mediante la consolidación de los fueros Criminal y Correccional Federal y Penal Económico», informó. «Cada uno de esos Tribunales actuarán en lo sucesivo con una de las dos secretarías que actualmente tienen. La restante se convertirá en secretaría de 23 nuevos tribunales, que se sumarán para acabar de conformar el fuero», agregó Fernández.

«Esta lógica de ampliación del número de juzgados ha tenido muy en cuenta la necesidad de adecuar la labor jurisdiccional a la demanda que deriva de la puesta en marcha del sistema acusatorio que impone el Código Procesal Penal Federal», sostuvo.

«Buscamos superar el hecho de que el poder decisorio se concentre en un reducido número de magistrados y magistradas, que tienen el poder de decidir en la totalidad de las causas con relevancia institucional y consecuentemente mediáticas», expresó. «Esto ha sido determinante para que este fuero se haya politizado como ha ocurrido», añadió.

Y remarcó: «Ese nivel de concentración tampoco ha servido para que la administración de justicia se desarrollara de forma adecuada».

La reforma, -que, todo indica, podría ser enviada esta semana por el Ejecutivo al Congreso para su análisis- tiene por principal objetivo mejorar el fuero federal, fusionando los doce juzgados criminales con los once de penal económico y duplicando su número para dinamizar esta área judicial que se ocupa de los delitos complejos como narcotráfico, trata y corrupción, entre otros.

Quienes conforman el Consejo de Asesores

Once juristas, especializados en distintas ramas del Derecho, asesorarán al Presidente en aspectos claves del servicio judicial, como la composición de la Corte Suprema, el funcionamiento del Consejo de la Magistratura o la implementación del sistema acusatorio, entre otros temas.

Se trata de Carlos Alberto Beraldi, Inés Weinberg de Roca, Enrique Bacigalupo, Andrés Gil Domínguez, Gustavo Ferreyra, León Arslanian, Marisa Herrera, Hilda Kogan, Claudia Sbdar, María del Carmen Battaini y Omar Palermo.

Sobre el diseño de la propuesta estuvo trabajando el propio Fernández junto a la ministra Marcela Losardo; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; y la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra.