El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, afirmó hoy que la causa por el «dólar futuro» fue una «infamia absoluta» usada para «ganar elecciones», al exponer en la audiencia previa a resolver si se cierra el caso por inexistencia de delito.

«Esta causa se usó para un negociado» de quienes fueron funcionarios del Gobierno de Mauricio Macri, agregó el gobernador bonaerense Axel Kicillof, al declarar por la plataforma Zoom, desde su despacho en la Casa de Gobierno de La Plata.

Además, sostuvo que la investigación que hizo el fallecido juez federal Claudio Bonadio y está elevada a juicio ante el Tribunal Oral Federal es «la historia de un disparate jurídico» y una «farsa» que puede terminar Casación «simplemente aplicando la ley, el sentido común y el buen gusto»

«No hay delito, nunca lo hubo», agregó Kicillof, quién se encuentra procesado en la causa por su rol como Ministro de Economía en el gobierno de Cristina Kirchner.

El mandatario provincial habló en segundo lugar, luego de la exposición de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la audiencia convocada por los jueces Daniel Petrone, Diego Barroetaveña y Ana María Figueroa, previo a decidir si aceptan planteos para sobreseer a todos los procesados y cerrar el caso por inexistencia de delito.

«Esta es la historia de una infamia absoluta, como bien relata mejor que nadie la Vicepresidenta y tiene motores y consecuencias muy, muy concretas», sostuvo el mandatario bonaerense.

La causa «y la forma en que se llevó», ocasionó «consecuencias muy, muy concretas para la Argentina» agregó en alusión a la devaluación en el Gobierno de Mauricio Macri.

«La causa fue un instrumento y una maniobra de distracción, esa es la verdad y lo más extraordinario es que nunca se denunció un delito claro», concluyó.