El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que no fue consultado por el presidente Alberto Fernández antes de tomar las nuevas medidas restrictivas y sentenció que «se rompió una forma de trabajo» entre el Gobierno nacional y el de la Ciudad.

 «Venimos haciendo de la cooperación y el diálogo la principal de nuestras herramientas. Dialogamos con todas las organizaciones de la Ciudad y con la gente. Sostuvimos siempre la coordinación con el Gobierno nacional y con el de la Provincia. El diálogo y el consenso son el mejor camino para cuidar la salud, el trabajo y la educación de la gente, aún cuando estemos en desacuerdo», indicó visiblemente molesto el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

En una conferencia de prensa que se realizó en la sede de gobierno porteño, Rodríguez Larreta dijo que no fue consultado antes de los anuncios de anoche y lamentó que se haya “roto” una forma de trabajo. En ese marco, el mandatario porteño dijo que quiere reunirse este mismo jueves con el Presidente para discutir el cierre de las escuelas anunciado anoche.

Y agregó: «Esta forma de trabajo ayer (miércoles) se rompió. El Gobierno nacional tomó medidas sin consultarnos. No fuimos consultados por las medidas que se tomaron ayer. Se rompió una forma de trabajo. Para mí es inexplicable. Siempre tuvimos vocación de buscar espacios de acuerdo. Es inentendible que un Presidente no dialogue con un jefe de Gobierno o con los gobernadores. Varios gobernadores expresaron su desacuerdo con las medidas tomadas».

Además, anunció: “Vamos a presentar un amparo ante la Corte Suprema de Justicia”. Larreta dijo su plan era hacer todo lo que estuviera a su alcance “para garantizar las clases de los chicos”.

Si bien insistió en que está “completamente en desacuerdo con suspender las clases dos semanas”, el jefe de gobierno afirmó que el decreto que dispone las nuevas medidas “tiene fuerza de ley” y “hay que cumplirlo”.

Dijo, asimismo, que ayer por la mañana los ministros de Educación habían consensuado que las escuelas siguieran abiertas. “Esto no se resuelve tomando decisiones sorpresivas e inconsultas, sino fortaleciendo el sistema de salud”, agregó.

En paralelo, pese al creciente malestar porque el Presidente no lo consultó sobre su decisión de suspender las clases y endurecer las restricciones, Larreta planea retomar las negociaciones con la Casa Rosada para analizar la situación sanitaria y discutir las disposiciones del jefe del Estado.