La oposición y el oficialismo mostraron su repudio al escrache que sufrió el juez Ricardo Lorenzetti en su casa y resaltaron la importancia de que la Justicia actúe sin presiones

Antes que la Corte Suprema de Justicia decida la situación de los magistrados desplazados que tenían a cargo la investigación a Cristina Kirchner, el juez Ricardo Lorenzetti sufrió un escrache en su casa de Rafaela, provincia de Santa Fe. Sin embargo estas manifestaciones fueron repudiadas tanto por sectores del oficialismo como de la oposición, quienes alegaron la necesidad de que la justicia actúe libre de presiones.

El martes de esta semana la Corte Suprema tratará en caso de los jueces desplazados, Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. Es por este motivo que en las últimas horas del domingo, vecinos de la ciudad se presentaron en las inmediaciones del hogar de Lorenzetti con banderas argentinas y pancartas para pedir que no avale los desplazamientos.

Posteriormente, tanto funcionarios del Gobierno Nacional como miembros de Juntos por el Cambio mostraron un fuerte repudio al escrache. En esa linea la ministra de Justicia de la Nación, Marcela Losardo a través de su cuenta de twitter se solidarizó con el juez y reafirmó «el compromiso por una justicia independiente«. Juan Martín Mena el viceministro de la cartera también dio unas palabras en una entrevista al medio Télam, donde aseguró: «La marcha al domicilio de Lorenzetti constituye un hecho de enorme gravedad», asimismo consideró que son acciones que no pueden tolerarse ya que son «inadmisibles» los «aprietes e intimidaciones», por otro lado agregó que «los argentinos y argentinas necesitamos que las instituciones de la democracia trabajen libre de presiones«

Por su parte, el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro insistió en que «hay momentos donde todos debemos poner un límite: el respeto a la convivencia democrática y sus instituciones». Y agregó «La protesta en la vivienda particular de un ministro de la Corte Suprema, donde vive con su familia, motorizada por el macrismo, es un hecho de extrema gravedad», en tanto pidió «a todos los sectores democráticos de nuestra sociedad» que «acompañen ese límite y se pronuncien ante este hecho que merece un unánime y contundente repudio«

Sorpresivamente, en la noche del domingo, el ex presidente, Mauricio Macri se pronunció en contra de los hechos y escribió que «la Corte debe fallar conforme a derecho, sin presiones de ninguna índole», y agregó: «No es bueno para la República afectar la tranquilidad de los jueces Rosenkrantz, Lorenzetti, Highton, Maqueda y Rosatti. Tenemos que respetar a la Justicia y dejarla actuar«

En esta linea, Horacio Rodríguez Larreta también se pronunció en contra del escrache y expreso: «Me solidarizo con él y con su familia. Todos tenemos que trabajar, siempre, por una Justicia independiente». La ex gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, también manifestó su solidaridad con Lorenzetti y su familia «por el mal momento vivido en la puerta de su casa» e insistió en que «los aprietes y la violencia nunca son el camino»