El intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro, pidió «disculpas» tras el «contrapunto» con el gobierno de Kicillof por el traslado de un hombre con coronavirus a un sanatorio de la Capital ocurrido el fin de semana.

Un audio que se viralizó durante el fin de semana tuvo como protagonista a Guillermo Montenegro, intendente por Juntos por el Cambio de la localidad de General Pueyrredón, en donde el funcionario acusa a la gestión del gobernador bonaerense Axel Kicillof de montar una «operación» para mostrar la supuesta saturación del sistema sanitario en su municipio y dañar su imagen.

«Tengo una calentura que vuelo, que nos tomen de pelotudos a los marplatenses no lo puedo creer. Esta operación es una berretada, es de cuarta. No lo puedo creer», se escucha al jefe municipal en un mensaje grabado que le mandó a su entorno más cercano.

Montenegro se quejaba de que no le habían avisado sobre la derivación de un paciente diagnosticado con Covid-19, que estaba internado en el Hospital Interzonal General Agudos Oscar Alende (HIGA), a la Capital Federal, por la supuesta saturación del sistema de salud de Mar del Plata. El hombre fue trasladado el sábado en avión sanitario y con asistencia mecánica al sanatorio Antártida, del Sindicato de Camioneros.

Según consignó el diario La Capital de Mar del Plata, el director de la Zona Sanitaria VIII, Gastón Vargas, informó que decidieron activar el operativo porque no había camas disponibles de terapia intensiva. Poco después, aclararon que faltaban respiradores. En cambio, la administración de Montenegro sostuvo que la derivación del paciente se realizó por una «decisión particular» y negó que haya un colapso sanitario en la ciudad.

En la noche del domingo, Montenegro salió a pedir «disculpas» por sus «exabruptos», y se mostró dispuesto a dialogar con el gobierno bonaerense. «Saben que ayer hubo un contrapunto entre la provincia y el gobierno municipal. No lo entendí como un ataque hacia mi persona, sino algo que afectaba a todos los marplatenses. Por eso hice los reclamos necesarios ante los canales institucionales», afirmó el funcionario.

A través de su cuenta personal de Twitter, el intendente envió un mensaje a toda la sociedad marplatense para bajar el tono a la polémica y remarcó que su intención es trabajar en conjunto con el gobierno provincial. «Creo que yo siempre -y me conocen todos- aposté al diálogo, al intercambio de ideas y sigo apostando porque creo que es la forma en la que se sale de esta y todas las crisis», señaló.

Por último, les pidió a los seguidores de Juntos por el Cambio que desactiven la movilización prevista para hoy a la sede municipal para respaldarlo. «No es el momento. Hoy es momento de trabajar todos juntos. No es momento ni de movilizaciones, ni de marchas, sino de estar todos juntos pensando en Mar del Plata», concluyó.