La ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, aportó su mirada sobre la cuestión de la inseguridad y habló sobre el vínculo que mantiene con su par en la provincia, Sergio Berni.

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, se refirió a los sucesivos hechos de violencia que vienen ocurriendo en el país, especialmente en el Conurbano bonaerense. Luego de tres meses donde estadísticamente se aplacaron los delitos debido al aislamiento obligatorio, los robos a mano armada aumentaron y suelen ser noticia cada día.

En una entrevista desde Washington, realizada por Benjamin Gedan, director del Argentina Project del Wilson Center, Frederic afirmó que desde el gobierno argentino se está observando que «hay hechos de violencia que se están produciendo, en ocasión de robos, que están alertando sobre todo los medios de comunicación, que los hacen visibles y que siguen los casos».

La ministra consideró que «no son muchos casos» y que en Argentina «tenemos, por suerte, una gran intolerancia a la violencia». En ese sentido, agregó: “eso es lo que genera las reacciones sociales y mediáticas que se generan» en torno a la cuestión.

«Aún cuando no sea el problema que es en Brasil o México, cualquier hecho de violencia donde muera una persona o es asesinado un supuesto ladrón tiene una gran repercusión pública y genera una gran indignación pública», consideró la encargada de la Seguridad nacional de Alberto Fernández, al tiempo que asumió que «eso nos trae muchos dolores de cabeza pero, a la vez, es una ventaja para no ceder al avance de este tipo de comportamientos».

Al ser consultada sobre el cuadro de situación que tiene la Argentina en materia de seguridad en comparación a otros países de Latinoamérica, la ministra Frederic aseguró que «la realidad de la seguridad en Argentina es muy distinta a la que puede encontrarse en la región» y puso como ejemplo países como «Colombia, Brasil o México».

La funcionaria explicó que «los datos de homicidios en Argentina son bajos en relación con otros países y tienen una tenencia decreciente desde hace varios años». Sin embargo, al terminar la frase, aclaró: “tenían. Ahora hay que ver cómo nos va después de esta situación de cuarentena”. Frederic aseguró que hacia el final del mando de Cristina Kirchner, la política de seguridad «se convirtió en un tema de agenda problemático», y sostuvo que durante el gobierno de Mauricio Macri «los hechos delictivos crecieron un 10%, pero la tasa de homicidios siguió a la baja».

La ministra destacó la importancia de la figura de la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en la última gestión de gobierno y su rol central dentro del gabinete de Macri. WPara el gobierno de Cambiemos la seguridad no era un problema porque estaba cubierto por la destreza que tuvo la ministra Bullrich», señaló.

Consultada por la diferencia con la gestión anterior en el ministerio de Seguridad, Frederic aseveró que «la agenda es distinta», pero destacó que la «política de endurecimiento y más represiva contra el delito» que encarnó Bullrich durante su gestión no dio los resultados que la exministra defiende.

«No bajaron los homicidios. La tendencia a la baja viene desde antes del gobierno de Cambiemos. Incluso, en enero, febrero y marzo de este año cayó la tasa en Buenos Aires y Bullrich ya no estaba en el ministerio», aclaró Frederic.

La funcionaria sostuvo, sin embargo, que lo que sí produjo la política de la gestión macrista fue «un incremento en la tasa de encarcelamiento y aumento problemático de hacinamiento en las cárceles», aunque aceptó que esa es «una tendencia que había arrancado antes del gobierno de Cambiemos por la gran cantidad de detenciones en casos de flagrancia». En ese sentido, Frederic agregó: «La política no tuvo el efecto que se buscó. La tasa de encarcelamiento nunca paró y en Argentina aumentaron los niveles de consumo de drogas«.

El combate contra las drogas fue uno de los temas en los que mayor hincapié hizo Frederic. «Es un problema mundial. Hay que repensar la eficacia de la política contra las drogas ilegales. Vemos que no han surtido el efecto buscado, no han desalentado el consumo», afirmó. «La Argentina se debe un debate serio y desideologizado para encontrar la manera de evitar los consumos problemáticos de esta sustancia y evitar también los niveles de violencia que algunos de estos mercados ilícitos generan», enfatizó.

Frederic y su relación con Sergio Berni

En otro tramo de la entrevista, Frederic hizo alusión a su relación con el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, con quien ha tenido contrapuntos públicos.

La ministra aclaró cómo es su relación actual con Berni. «No tenemos diferencias de fondo con Berni, sino que tenemos diferencias de métodos. Métodos de como conducir a las fuerzas», explicó. Luego contó que el ministro bonaerense «tiene a su cargo la policía de la provincia de Buenos Aires, que es la más grande de la Argentina, y tiene 90 mil efectivos para 16 millones de habitantes». En contraposición, señaló: «Nosotros tenemos 90 mil efectivos para 44 millones de habitantes. Pero nosotros nos encargamos de delitos federales como el narcotráfico, la trata de blancas y el lavado de activos».

«Hay diferencias de estilos. Diferencias que he saldado con el gobernador de la provincia, con quien no tengo diferencias. El acuerdo con él es encontrar una mecánica de coordinación que nos permita, con los recursos que tenemos, que siempre son escasos, poder satisfacer la demanda de la población de Buenos Aires y los intendentes», indicó Frederic.

Por último, la funcionaria sostuvo que «él (por Berni) tiene más exposición pública que la que tengo yo. Tenemos estilos distintos». Y aclaró: «Lo que es medular, que es cómo darle seguridad a la provincia, eso lo define el Gobernador, y con él tenemos un buen entendimiento».