Tras el hallazgo de un objeto perteneciente a Facundo Castro en la comisaría de Teniente Origone, la familia del joven pide por la detención de policías involucrados en la causa e investigación de funcionarios por encubrimiento.

El pasado viernes 31 de julio se realizó un allanamiento en la comisaría de la localidad bonaerense de Teniente Origone, lugar en el cual la Policía Bonaerense negó en varias ocasiones haber tenido a Facundo Astudillo Castro detenido. Allí, se encontró un objeto perteneciente al joven, que se trataba de un regalo que le había hecho su abuela y que la madre de Facundo, Cristina Castro, reconoció inmediatamente durante el operativo.

Facundo Castro está desaparecido desde el 30 de abril, día en que salió de la casa de su madre en la localidad bonaerense de Pedro Luro para dirigirse hacia la casa de su exnovia en Bahía Blanca, lugar al que sin embargo nunca llegó. La última vez que lo vieron con vida fue ese mismo día subiéndose a un patrullero de la Policía Bonaerense, y esto se supo gracias a la declaración de tres testigos clave que aportaron la información a la causa. Hasta el momento, lo único que se sabe a ciencia cierta es que el joven fue detenido por la policía cerca de la ruta 3 por no contar con un permiso de circulación. Por lo demás, las declaraciones de los oficiales que declararon en la investigación son contradictorias y sospechosas.

Tras el hallazgo de una de las pertenencias de Facundo en la comisaría de Origone, la madre del joven habló con varios medios en una conferencia de prensa improvisada en la plaza Rivadavia de Bahía Blanca, acompañada por uno de los abogados de la familia, Leandro Aparicio. «Los que se callan son tan desaparecedores como quienes se lo llevaron. Se equivocaron conmigo, pensaron que esta empleada negrita se iba a quedar callada», dijo Cristina Castro.

La familia de Facundo Castro pide que se detengan policías y se investiguen funcionarios
Facundo Astudillo Castro fue detenido por la policía el 30 de abril y nunca más se volvió a saber de él.

«Aparte de todas las mentiras que nos dijeron desde el principio, nunca me voy a cansar de decirlo: a Facu lo empezamos a buscar como una averiguación de paradero. Cuando quise ingresar a Mayor Buratovich me lo impidieron con cinco patrulleros, y en Teniente Origone también. El comisario general de Villarino, Navarrete, casi nos echa. Me dijo: ‘usted no tiene nada que hacer acá, señora, tiene que seguir hasta la ruta 3 y 22’. Me acuerdo perfectamente de eso, y también de la (policía) señorita Flores y del (policía) González, que mirándome a la cara me dijo ‘yo vi como su hijo seguía viaje’, y ese mismo día declaraba que lo había visto subir a una Duster Oroch color plata«, relató Cristina Castro.

«Seguimos sosteniendo lo mismo desde el primer día. Tenemos los testigos, tenemos pruebas de que pasaron a esa hora y ahora tenemos pruebas de que los policías mintieron que lo dejaron seguir por ruta. Mi hijo jamás había pisado una comisaría, el protocolo decía que tenían que acompañarlo de regreso y no lo hicieron. No sólo fue Yatel (el perro adiestrado que halló el objeto perteneciente a Facundo en el allanamiento a la comisaría de Origone), también los perros del K9 y los de la Policía Federal hicieron las pericias. Ninguno marcó el auto de la señorita Flores, que dice haber llevado a mi hijo, y sí marcaron el patrullero donde dicen que mi hijo nunca estuvo. Yatel rompió el asiento y había manchas de sangre«, continuó la madre del joven, movilizada.

«A mí me mintieron desde el primer día para encubrir, nadie me la va a contar, porque la viví. Sentí ahí en carne propia que a mi hijo le había pasado algo malo, esa gente me va a tener que devolver a Facu. Hay un funcionario involucrado, el intendente de Villarino pidió por radio que sigan la pista ‘narco’ y ensució a mi familia, no tiene vergüenza. Estuve buscando a mi hijo por meses en las redes y nunca se acercó ni él ni sus funcionarios ni siquiera a preguntar cómo estábamos: estoy hablando de Protección Ciudadana, los mismos que no protegieron a Facu. Le voy a iniciar una denuncia al señor (Carlos José Ceferino) Bevilacqua, ¿ahora se acuerda de hablar? Espero que su amiguismo con La Nueva y La Brújula no esté influyendo en esto», prosiguió Cristina.

Por último, la madre del joven agregó: «No vamos a parar, no les tengo miedo, me desaparecieron un hijo, más daño no me pueden hacer. Después de la comunicación con el presidente nadie más me llamó. Dicen que estamos ensuciando una gestión. Por si no se enteraron, Bevilacqua, Kicillof y Fernández les desaparecieron un pibe en Argentina. Quiero recuperar a mi hijo y que esto no siga pasando. Dicen que nos enamoramos de la desaparición forzada. No es así. Empezamos con una averiguación de paradero y me tuve que pelear con medio mundo para poder saber la verdad, no me dejaron pasar a los pueblos, después me amenazó un subcomisario de Mayor Buratovich cuando estábamos revisando restos óseos en el basurero. De qué voy a estar enamorada, da vergüenza lo que dicen. Las hipótesis se fueron dando, pero yo tengo la certeza que la policía de Buratovich y Origone es la desaparecedora de Facundo«.