Los sospechosos tienen entre 23 y 26 años y fueron arrestados por un ataque que ocurrió hace tres años en la localidad santafesina de Pilar.

La justicia de Santa Fe dictó la prisión preventiva para diez jóvenes de entre 23 y 26 años acusados del abuso sexual de una adolescente, cometido en 2018 en la localidad de Pilar, de esa provincia, informaron fuentes judiciales.

El fallo fue dictado por el juez de la ciudad santafesina de Rafaela, Javier Bottero, a pedido de la fiscal Ángela Capitanio, quien sostuvo que este caso se trató de una “violación en manada”.

Santa Fe: seguirán detenidos los diez jóvenes acusados por una
Uno de los detenidos por el caso de abuso en manada en Santa Fe.

Para Capitanio, que representa al Ministerio Público de la Acusación (MPA), “el magistrado entendió que están acreditados los hechos” tal como los planteó la Fiscalía, debido a que “de las evidencias aportadas queda claro que la víctima estaba en un estado de vulnerabilidad que no le permitía actuar voluntariamente”.

“El juez también tuvo en cuenta que en reiteradas oportunidades, la adolescente dijo a los hombres investigados que terminaran su accionar”, añadió Capitanio.

El delito fue atribuido a un total de doce personas, entre las que están los diez detenidos, un hombre que reside en España y un menor de edad.

Santa Fe: seguirán detenidos los diez jóvenes acusados por una

La investigación apunta a lo sucedido en una vivienda de Pilar entre las 23 del viernes 11 de mayo de 2018 y las 7 de la mañana del día siguiente, cuando según la fiscal “un total de doce personas abusaron de la adolescente, quien estaba en una situación de vulnerabilidad, ya que no podía dirigir libremente su voluntad a raíz de que había tomado bebidas alcohólicas y había consumido marihuana”.

“Los imputados actuaron de común acuerdo para la realización de los actos de naturaleza sexual, los cuales fueron llevados a cabo sin el consentimiento de la adolescente”, subrayó y argumentó que “el ilícito fue cometido en un claro contexto de violencia de género”.

La funcionaria judicial contó que “la investigación se inició a raíz de una denuncia que radicó la madre de la víctima, quien se enteró lo que había ocurrido a raíz de lo que le manifestó la madre de otra menor que también había estado en la vivienda en la que se perpetró el abuso”.

“A partir de esa denuncia ordenamos diversas diligencias, entre ellas, la entrevista en cámara Gesell a la víctima y la otra adolescente que estuvo en el lugar”, remarcó la fiscal.