El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, desmintió los rumores de una discusión por la vuelta a la fase 1 con el jefe de Gobierno porteño.

A pocos días de implementada una nueva cuarentena estricta hasta el 17 de julio en la Ciudad de Buenos Aires y en los 35 municipios que conforman el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) debido al aumento de contagios de COVID-19, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, desmintió una supuesta disputa con su par porteño, Horacio Rodriguez Larreta, acerca de las medidas adoptadas en el regreso a la fase 1 del aislamiento.

En diaólogo con Luis Novaresio en el programa “Animales Sueltos”, el gobernador bonaerense sostuvo: «Somos vecinos. No es que yo le gané a Larreta«. Así, desmintió los rumores sobre una supuesta disputa que ambos funcionarios habrían mantenido sobre las medidas que debían tomarse a raíz del aumento de contagios en la región.

Kicillof contó que se reunió con el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, para analizar el nivel de circulación, los operativos y la capacidad hospitalaria tras la primera semana de retroceso de la cuarentena. A pocos días de implementada la cuarentena estricta, insistió en que los efectos «los vamos a ver en 10 días, los números de hoy no reflejan la cuarentena actual». «Un éxito de la cuarentena más estricta es que deje de crecer de manera exponencial, se estabilice y dé un respiro», analizó el gobernador.

En ese sentido, Kicillof aseguró que no existe «grieta» con la Ciudad de Buenos Aires. Además, agregó: «Estamos luchando con el mismo virus y en el mismo lugar. Esta cuarentena (en fase 1) no es que la forcé yo y lo doblegué a Larreta porque no quería. Lo veníamos hablando y decíamos (los dos) ‘si suben mucho los casos y ocupan mucho las camas va haber que tomar una medida más fuerte'».

«Después podíamos discutir a partir de cuándo, pero iba a ser de cajón. Nadie lo discutió, no es que yo le gané», insistió. Además Kicillof analizó las medidas junto con intendentes del AMBA y destacó el «alto» acatamiento. Incluso detalló que con Larreta acordaron «hacer una evaluación conjunta más adelante» para determinar el camino a seguir a partir del 17 de julio, cuando culmine esta nueva etapa de fase 1.

«Vamos a estudiar el resultado de las medidas con la voluntad de flexibilizar y volver a la situación anterior», adelantó el gobernador. «La idea es coordinar las acciones, porque es una fantasía que la General Paz sea algo que el coronavirus le dé bola. De un lado y del otro no hay dos realidades muy distintas, son espacios urbanos únicos», dijo, y recordó: «Si crece la enfermedad y se duplica cada cinco días no hay médico, hospital, test que alcance. Y cuando una persona mayor necesite una cama no va a haber«.