Leandro Aparicio, abogado de la familia de Facundo Castro, aseguró hoy que un perro adiestrado que inspeccionó anoche uno de los patrulleros policiales secuestrado detectó presuntos rastros odoríferos del joven.

El abogado querellante en la causa de Facundo Astudillo Castro, Leandro Aparicio, aseguró en declaraciones a la agencia de noticias Télam que «uno de los perros de (el adiestrador canino) Marcos Herrero destrozó el asiento trasero del patrullero (Toyota) Etios» y encontró algunos cabellos que serán sometidos a estudios para determinar si pertenecen al joven que hoy tendría 23 años y cuyos restos fueron encontrados en Villarino Viejo.

El vehículo peritado pertenecía a la Unidad de Prevención de Policía Local (UPPL) de Bahía Blanca y fue secuestrado el 25 de agosto pasado a pedido del fiscal federal de la causa, Santiago Ulpiano Martínez, tras recibir un informe de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense, que aseguraba que el GPS de ese vehículo marcaba que habría circulado nueve días después de la desaparición de Facundo por el cangrejal de General Daniel Cerri, donde fueron hallados los restos del joven.

Por tal motivo, el fiscal encomendó «un minucioso estudio pericial» que permita «constatar si se encuentran rastros biológicos, huellas dactiloscópicas u objetos dentro del vehículo que puedan pertenecer o vincularse» a Astudillo Castro.

También se solicitó que se expliquen las anomalías advertidas en los registros, cuál es el funcionamiento del dispositivo y si el móvil posee cámara de 360 grados. Este no es el único vehículo sometido a pericias, ya que también se realizan diligencias a una camioneta Toyota Hilux de la policía bonaerense secuestrada en la localidad de Mayor Buratovich.