Según el audio que circuló hoy, sería Máximo Thomsen quien habría dado la patada fatal que acabó con la vida de Fernando Báez Sosa.

La causa del terrible asesinato de Fernando Báez Sosa a la salida del boliche «Le Brique» en Villa Gesell el 18 de enero pasado, por parte de una patota de jóvenes rugbiers, sumó hoy un nuevo elemento a la investigación. Este jueves, circuló un audio que complica a Máximo Thomsen, uno de los imputados, y lo señala como quien dio la patada fatal que acabó con la vida de Fernando.

«Me dijeron que Enzo (Comelli) lo tiró al piso al chabón y Machu (Thomsen) le pegó no sé cuántas patadas en la cabeza y que la última lo mató», se escucha en el audio, que pertenece a un tal «Juani Neme«, quien sería amigo del grupo de muchachos involucrados en la causa. Thomsen se encuentra acusado por «homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas» por el crimen de Fernando Báez Sosa.

«Estaban en Le Brique y un chabón, no sé si el que murió o uno del grupo, se le hizo el lindo a Chano Pertossi, no sé si lo conocés», señala el audio, y continúa: «se pegaron ahí, los sacaron del boliche y los sacaron a los pibes. Como estaba Gendarmería ahí no hicieron nada, cuando se fue Gendarmería se empezaron a cagar a palos de nuevo«.

Este viernes, la fiscal del caso le tomará declaraciones a la novia de Juan Pedro Guarino, quien, al igual que Alejo Milanesi, se encuentra imputado como «partícipe necesario» del crimen, pero fue excarcelado hace algunos meses atrás por no existir las pruebas suficientes para mantenerlo detenido.

Por su parte, el abogado de la familia de Báez Sosa, Fernando Burlando, señaló a Página 12 que «este nuevo involucrado pudo haber participado del hecho«. Según el abogado, se trataría de «el rugbier número 11». En esta instancia, aseguró el letrado, «hay elementos suficientes para vincularlo al proceso».

El martes se llevará a cabo otro peritaje que comparará imágenes y videos para dar más nitidez a los rostros y las ropas que llevaban puestas los agresores al momento del crimen. «La pericia de reconocimiento facial es determinante para estos dos imputados», señaló Burlando en referencia a la situación de Guarino y Milanesi. «A los padres de Fernando les interesa que vayan presos los que realmente tuvieron participación en el hecho», aclaró el abogado.

Los imputados por el crimen de Fernando son ocho: Thomsen, Benicelli, Cinalli, Ciro, Lucas y Luciano Pertossi, Comelli y Viollaz. Todos se encuentran detenidos en la alcaidía del penal de Melchor Romero, en La Plata. Según aseguró el fiscal general de Dolores, «ya están las pruebas suficientes para la requisitoria de elevación a juicio», que se llevaría a cabo el año que viene, y explicó que «por la calificación de la causa, la pena que corresponde es reclusión perpetua».