El reportero gráfico fue asesinado el 25 de enero de 1997 después de fotografiar al empresario postal Alfredo Yabrán. Su hermana, Gladys Cabezas, anunció que plantarán un árbol y le rendirán homenaje en la cava dónde fue hallado su cuerpo.

Este martes 25 de enero se cumplen 25 años de uno los crímenes más brutales y emblemáticos de la crónica policial: el asesinato del reportero gráfico José Luis Cabezas. En Pinamar, donde fue ejecutado a balazos, se anuncia una serie de actividades previstas en el aniversario de su muerte.

Gladys Cabezas, hermana del fotógrafo, contó que hoy a las 10 de la mañana, en el Monolito de la ciudad, “plantaremos un árbol, como lo hacemos todos los años para esta fecha”.

“Asistirán invitados especiales y se descubrirá una placa”, sostuvo y señaló que entre ellos, concurrirán “el intendente de Pinamar, representantes de Caras y Caretas que este año le hicieron una edición especial, amigos, fotógrafos y la familia”.

Asimismo, Cabezas expresó que el mismo día, a las 19, “en la cava donde lo encontraron muerto se va a plantar por primera vez un árbol” y “se hará un acto”.

Coronavirus en Argentina: murieron otras 54 personas en la semana en Argentina 

El crimen

El fotógrafo José Luis Cabezas fue asesinado hace el 25 de enero de 1997 en la localidad bonaerense de Pinamar, en un hecho perpetrado por una banda vinculada al empresario postal Alfredo Yabrán y que conmocionó a la opinión pública de una Argentina que, en el ocaso de los ´90 y medio de la disputa política que envolvía al entonces presidente Carlos Menem con Eduardo Duhalde, quien era gobernador de la provincia de Buenos Aires.

En la actualidad, familia y compañeros del trabajador de prensa que se desempeñaba en la revista Noticias (Editorial Perfil) luchan por mantener viva su memoria y deploran que todos los acusados por el crimen se encuentren en libertad.

Un año antes de su asesinato, Cabezas había logrado fotografiar al enigmático empresario propietario de la empresa OCA, durante la cobertura de verano que realizaba junto al periodista Gabriel Michi.

Los reporteros gráficos recordaron en un comunicado que Cabezas “fue hallado esposado, con signos de haber sido brutalmente golpeado, con dos tiros en la cabeza, dentro de un auto calcinado en la localidad de General Madariaga”.

Coronavirus en Argentina: murieron otras 54 personas en la semana en Argentina 

También manifestaron que “gracias a la lucha que se llevó adelante desde Argra y el amplio apoyo de la sociedad” fue que la “investigación judicial pudo reconstruir y averiguar el modo en el que actuaron los responsables materiales e intelectuales del crimen”.

“El tiempo dio la certeza de que el homicidio de Cabezas había sido un acto de amedrentamiento al periodismo independiente en su conjunto, a la sociedad, a sus dirigentes políticos y sociales comprometidos”, aseguraron en el texto firmado por Eva Cabrera, presidenta de Argra; y Sebastián Vricella, su vicepresidente.

Del mismo modo, definieron que “desde ese momento, el crimen de José Luis Cabezas se transformó en un símbolo de lucha contra la impunidad”.