La defensa de los rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa pidió que sean trasladados desde la alcaidía en la que están presos a un penal bonaerense.

La defensa de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa, cometido a la salida de un boliche de la ciudad de Villa Gesell en enero de 2020, pidió que los ocho sean trasladados desde la alcaidía en la que están presos a una cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Los acusados se encuentran alojados en la alcaidía de Melchor Romero, en la ciudad de La Plata, y según trascendió, el pedido del pedido de traslado fueron las quejas de los detenidos por la alimentación que reciben en el lugar.

El pedido de la defensa fue presentado el martes pasado ante el Tribunal Oral Criminal N° 1 de Dolores, y en el mismo se solicitó que los mismos “sean trasladados a la órbita del Servicio Penitenciario Bonaerense, ello teniendo en consideración que el Programa de Alcaidías Departamentales implementado mediante Decreto Gubernamental 2386/10, dispone el alojamiento en dichas dependencias de aquellos ciudadanos que se encuentran en la etapa inicial de su detención hasta tanto se proceda al dictado del auto de prisión preventiva, momento a partir del cual deberán egresar hacia alguna Unidad Penitenciaria”.

En la presentación se señala además, que “la detención fue convertida en prisión preventiva mediante resolución del 14 de febrero del año 2020 dictada por el Titular del Juzgado de Garantías Nº 6 Descentralizado de Villa Gesell, quedando la causa elevada a juicio con fecha 26 de mayo de 2021″.

En el juicio, que está previsto arranque el 2 de enero de 2023, serán juzgados por el delito de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”, Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli y Matías Benicelli, todos de 21 años; Lucas Pertossi y Ayrton Viollaz, de 22; Blas Cinalli, de 20 y y Luciano Pertossi, de 19.

También se debatirán, las responsabilidades penales de los acusados por las lesiones sufridas por cinco amigos de Fernando Baez Sosa que estaban con él cuando fue asesinado, la madrugada del 18 de enero de 2020, frente al local bailable Le Brique, en Villa Gesell.