Hace algunos días se desató la polémica en Red Bull cuando Hemut Marko se mostró a favor que Max Verstappen se contagie de coronavirus. Sin embargo, la situación empeoró después de otras declaraciones.

En estos días se habla poco de la Fórmula Uno. Lo único que se pudo saber en las últimas horas de la máxima categoría de automovilismo del mundo son las cancelaciones o postergaciones de fechas que estaban programadas para estas semanas. Sin embargo, el molde lo rompió Hemut Marko, asesor principal del equipo Red Bull, cuando afirmó que no veía con malos ojos que Max Verstappen contrajera coronavirus. Allí se desató la polémica, la cual tomó todavía más vuelo cuando el austíaco hizo una aclaración al respecto.

Marko tenía en mente llevar a cabo un campamento para que no sólo el piloto holandés se contagie de Covid19 sino también todos los pilotos que están bajo el ala de Red Bull. Una iniciativa que el propio equipo tuvo que salir a contener. La idea que tiene en la mente el asesor es que al ser jóvenes no son personas de riesgo y que si contrajeran ahora la enfermedad estarían inmunes para cuando comience la temporada de F1.

«La idea era organizar un campamento en el que pasar este tiempo, entrenando física y mentalmente. También sería el momento ideal en el que pasar la infección», aseguró Marko en uno de los programas más importantes de Austria. A su vez, aseguró que esta iniciativa también recaería en Alexander Albon, Pierre Gasly y Daniil Kvyat. Pero a su vez, también en los pilotos del programa de jóvenes talentos que tiene Red Bull.

«Todos son hombres jóvenes y fuertes, con muy buena salud. De esa manera, estarían preparados para cuando la temporada comience en lo que será un campeonato muy duro», indicó quién además de asesor del equipo de F1 es también el encargado principal de la organización de los jóvenes talentos.