Era la época dorada de su carrera. «La princesita del Pop» recorría los principales escenarios del mundo, y de un día para otro su drástico cambio de look sorprendió a todos. Britney Spears apareció con la cabeza totalmente rapada, y hoy, a 12 años del hecho; se supo el motivo.

«Estaba cansada de que todo el mundo le tocara la cabeza«, sostuvo Esther Tognozzi, la dueña del salón de belleza donde la cantante eligió para pelarse. Ante el pedido, los peluqueros decidieron decirle que no. Fue la propia Britney la que agarró la máquina y se lo hizo ella misma.

«Mi madre va a estar muy molesta», fueron las últimas palabras que Spears pronunció en el centro de belleza aquel 16 de febrero de 2007.