«A Claudio Paul Caniggia lo interné tres veces. Cuando yo estaba de novia pincharon el teléfono y ya hablaba de cosas. Un adicto juega al límite con su vida, se iba de mi casa y volvía a los veinte días«, sentenció Mariana Nannis en comunicación con «Intrusos«.

Nannis amplió respecto al tema drogas y la adicción del exfutbolista: «Al drogadicto lo único que le importa es la blanquita. Un día lo saqué del baño de hombres del faena, porque hacía horas que estaba ahí. No podía ni hablar cuando lo saqué. Si bien no se drogaba delante mío, siempre se iba a los baños«.

«Yo no tengo vida, él tiene vida con prostitutas y drogadictas«, agregó Mariana enojada, y reafirmando sus declaraciones contra el padre de sus hijos, incluso los de violencia de género.