El futuro presidente electo convocó a una amplia mesa de dirigentes y personalidades como Estela de Carlotto, Pérez Esquivel y Marcelo Tinelli

El próximo 11 de diciembre, día siguiente a la asunción de Alberto Fernández, se pondrá en funcionamiento el Consejo Federal «Argentina Contra el Hambre», proyecto que estará encargado de monitorear la aplicación del plan nacional que se presentó durante la campaña electoral del Frente de Todos.

En la mesa que tuvo lugar en las nuevas oficinas del presidente electo en Puerto Madero participaron Estela de Carlotto, Marcelo Tinelli, Adolfo Pérez Esquivel, Narda Lepes, y representantes de la CGT, la CTEP, la UBA, la UCA, la Sociedad Rural, Cáritas y muchas organizaciones más. Fernández aseguró que «no será el plan de un gobierno sino de toda la sociedad».

La iniciativa había sido presentada el 7 de Octubre. Los referentes de distintos sectores de la sociedad que están involucrados estarán encargados de monitorear que el plan se ponga en marcha y de realizar un testeo de los objetivos, como por ejemplo del seguimiento del peso y de la altura de todos los chicos que asistan a comedores escolares. El Plan contra el Hambre también contempla el acceso a la canasta básica de alimentos, la creación de una lista alimentaria de productos saludables para distribuir a precios accesibles y la aprobación de una ley de Góndolas que garantice que ningún fabricante de alimentos acapare más del 30% de la oferta de un producto y así poder garantizar la competencia.

«Un chico mal alimentado en el comienzo de su vida es un chico que rinde menos en el futuro. Estamos en un tiempo donde el conocimiento hace rica a las sociedades y nosotros necesitamos tener argentinos que puedan asumir el compromiso del futuro», comenzó Fernández al abrir el encuentro. «Tenemos que cambiar la estructura argentina, si nosotros seguimos haciendo lo mismo vamos a tener los mismos resultados», agregó, y también señaló que el plan «debe ser con todos».