En un discurso que leyó públicamente, no condenó ni se refirió al derrocamiento de Evo Morales como «golpe de Estado».

En un mensaje leído desde la Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri aseguró que las elecciones son el único modo que puede sacar de la crisis a Bolivia. También aseguró que repudia «cualquier tipo de violencia», pero evitó referirse a la situación en el país vecino como un golpe de Estado.

«La celebración de elecciones libres y justas son lo mejor para la democracia», señaló el mandatario. «Las elecciones son la mejor manera de transparentar la voluntad del pueblo boliviano», agregó. Después de asegurar que repudia «la violencia de cualquier tipo y bajo cualquier circunstancia y que cree «en el diálogo como único mecanismo de salida de cualquier crisis que pueda tener una nación», queda en claro su postura negacionista. Mientras tanto, Evo Morales se encuentra exiliado en México a causa de las persecuciones de la oposición y la policía boliviana.